Víctor Tàpies nunca ha colaborado con Juegos SA, según fuentes de esta empresa. De este modo responden a la demanda penal presentada por Genting y Partouche contra este profesional por tráfico de influencias, ya que afirmaban que había trabajado por el CRAJ y Jocs SA.

Consideraban que esta situación era tan irregular que debería provocar que se anulara el concurso. Jocs dice que sondearon esta persona, efectivamente, para contratarlo como asesor pero que desestimaron porque sus honorarios eran demasiado elevados. Se trata de una persona muy conocida en el sector y que ya habría trabajado para Cirsa, otra de las sociedades que aspiraba a la licencia del casino andorrano.

Jocs SA presentó un recurso al Consejo Regulador contra la decisión de denegarles la licencia del casino. Afirmaba que en ningún momento se comprometió a unir el casino con la plaza del Pueblo. También denunciaba la posible connivencia entre Nieves Soriano, secretaría de Estado de Comercio, con uno de los socios de Ocio 3D-Barrière, cuando esta sociedad registró el nombre "Casino de los Valles" como tenía previsto hacer Jocs SA.