Fiebre Del Oro En Operadores Británicos

Los corredores de apuestas británicos vieron una oportunidad única para expandir sus negocios cuando la Corte Suprema de Estados Undios anuló en mayo pasado una prohibición federal de 25 años sobre las apuestas deportivas. Algunas estimaciones sugieren que el mercado en el país del norte podría alcanzar hasta U$S 19 mil millones en ingresos para 2023, lo que un ejecutivo de una compañía de juegos de azar describió como una fiebre del oro.

Según la Asociación Americana de Juego (AGA), se apostaron ilegalmente hasta U$S 150 mil millones al año en deportes en los EE.UU.

Nueva Jersey y Delaware fueron los primeros estados en legalizar las apuestas deportivas en junio y los siguieron Mississippi, Virginia Occidental, Nuevo México, Pensilvania y Rhode Island.

Muchos de los corredores de apuestas más grandes del Reino Unido se asociaron con grupos estadounidense o lanzaron otras rutas en el mercado, que esperan ayude a compensar los desafíos más cercanos.

En mayo, la casa de apuestas PaddyPower Betfair, con sede en Dublín, anunció la primera asociación importante con una empresa estadounidense al adquirir una participación del 60% en el sitio de deportes de fantasía, FanDuel. Antes de la decisión de mayo, FanDuel tenía 8 millones de clientes en 41 estados. "Nos dio una base de referencia de clientes en muchas jurisdicciones", dijo el director ejecutivo, Kip Levin.

GVC, el propietario de Ladbrokes Coral, armó una empresa conjunta de U$S 200 millones con los casinos MGM para crear Roar Digital, que proporcionará apuestas deportivas en todos los casinos MGM. William Hill, que ya tenía presencia en Nevada, acordó un acuerdo de capital de U$S 50 millones con el operador del casino Eldorado en septiembre.

El operador de juegos 888 se lanzó en Nueva Jersey con un enfoque en el mercado online, que hasta ahora es legal solo en otros dos estados: West Virginia y Pennsylvania. Otros estados legalizaron el comercio minorista primero.

"Es como cualquier fiebre del oro estadounidense", dijo el jefe de desarrollo comercial de 888, Yaniv Sherman. "Las personas que están ganando el dinero en este momento son las personas que venden picos y palas". 888 esperaba que su tecnología patentada le diera una ventaja cuando otras compañías utilizan proveedores externos para sus operaciones online.

Nueva Jersey legalizó las apuestas deportivas en línea en agosto y en diciembre las apuestas digitales representaron
el 76 por ciento de las apuestas, según datos estatales. William Hill lanzará su propia tecnología a finales de este año, indica el periódico Financial Times.

La apertura del mercado estadounidense llegó en un buen momento para las empresas de juego con sede en el Reino Unido. El 1 de abril, un recorte de la apuesta máxima a los terminales de apuestas con cuotas fijas -un tipo de máquina tragamonedas electrónica (fobt)-, de £ 100 a £ 2 podría resultar en el cierre de más de 2.000 localess de apuestas. Para compensar la pérdida fiscal del gobierno, el Tesoro del Reino Unido también incrementó los impuestos sobre los ingresos de los juegos digitales.

Sin embargo hay riesgos. Nadie sabe qué tan pronto se abrirán otros estados, aunque se espera que Nueva York sea este año, y ninguna de las compañías del Reino Unido todavía tiene que obtener ganancias de sus proyectos en Estados Unidos.

El presidente ejecutivo de GVC, Kenny Alexander, dijo que esperaba que la compañía perdiera entre 4 y 5 millones de libras en su negocio en Estados Unidos este año. Los analistas de Morgan Stanley pronostican £ 49 millones de pérdidas para PaddyPower.

"Si la oportunidad es tan grande como piensan, deberían estar invirtiendo y calculando pérdidas", dijo Michael Mitchell, analista de equidad de Davy.

Pero los inversores son cautelosos. Desde un aumento después de la decisión de mayo, las acciones de todos los corredores de apuestas del Reino Unido disminuyeron en valor, en gran parte debido a los desafíos en el mercado interno. Un ejecutivo de la industria del Reino Unido dijo que no había habido tanto interés entre los inversores estadounidenses como se esperaba. "Probablemente esperarán hasta que los números crezcan", acotó.

El mismo ejecutivo dijo que los estadounidenses eran mejores deportistas naturales: "Hay más locos deportivos en Estados Unidos que en el Reino Unido. Y tienen un grado natural de confianza en su capacidad para predecir los resultados".


 

 

Fuente:www.ft.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner