Casumo y LeoVegas Son Acusadas De Ignorar La Adicción De Una Jugadora

Una jugadora problemática del Reino Unido que perdió 125.000 libras apostando en casinos online de las empresas LeoVegas y Casumo, acusó a estas firmas de ignorar los signos obvios de su adicción y de ofrecerle bonos para seguir apostando.

Katie, de 42 años, anteriormente una contadora, estuvo recibiendo tratamiento por su adicción al juego después de acumular deudas con nueve tarjetas de crédito. Sus pérdidas incluyen una de 54.000 libras en una sesión de juego durante la noche, cuando se le permitió hacer apuestas por más de £ 380.000 en un sitio web en una sola sesión.

Los detalles de su caso, que se cree que son objeto de una investigación por parte de la Comisión de Juegos de Apuestas, surgieron a medida que se realizan advertencias para una regulación más estricta del juego online, y una revisión de si se deberían permitir las apuestas otrogando crédito.

De acuerdo al caso hecho público por el periódico The Guardian, la jugadora mostró comportamientos consistentemente que la Comisión dijo que deberían alertar a las compañías de apuestas sobre problemas con el juego. Estos incluyen haber realizado docenas de depósitos fallidos, donde sus bancos se negaron a permitirle hacer apuestas, y cancelar el retiro de ganancias en el último minuto para volver a invertir dinero en los juegos de casino.

En cada caso, fue considerada como cliente VIP sin someterse a controles de accesibilidad, y recibió "jugadas gratis".

La empresa Casumo le ofreció entradas gratuitas para los eventos en el Wembley Arena.

Según las comunicaciones internas entre el personal de Casumo, una empleada la llamó "pinchazo" después de que más tarde se quejara de que la compañía no había intervenido antes.

Katie -nombre ficticio- relató su caso en un documental de la BBC Radio 4.

Los registros de apuestas muestran que la jugadora comenzó a apostar en Casumo en junio de 2017, en su mayoría apostando alrededor de £ 100. El 9 de octubre de 2017, hizo docenas de apuestas de hasta £ 5.000 durante toda la noche, recibiendo tres ofertas de bonificación incluso cuando perdió el control.

Los registros de Casumo muestran que la compañía solo notó su inusual comportamiento de apuestas casi 11 horas después de que comenzó a apostar, enviándole un correo electrónico para informárselo. Ella apostó otras £ 7.000 después de eso y Casumo no pudo bloquear su cuenta hasta media tarde, después de que le envió un correo electrónico a un representante del cliente diciendo que se sentía "suicida".

En un correo electrónico posterior a la jugadora, la compañía dijo: "Usted tiene razón al señalar que hubo una serie de factores que podrían haberse considerado como señales de alerta de los juegos de azar problemáticos. Sin embargo, consideramos la cuenta de manera integral y dentro del
contexto del cliente dado".

Más tarde, ese año, volvió a perder el control en el juego, esta vez con juegos de LeoVegas, una compañía sueca que se estableció en el mercado de casinos online del Reino Unido y es patrocinadora de camisetas de los clubes de fútbol de Norwich City y Brentford.

La compañía le otorgó el estatus VIP y le permitió seguir apostando con varias tarjetas de crédito, a pesar de los 291 intentos fallidos de depósito y la cancelación de retiros por valor de £ 27.550.

Entre el 12 y el 13 de diciembre de 2017, colocó £ 382.844 de apuestas en una sesión de 24 horas sin parar, perdiendo £ 53.985 en una máquina tragamonedas.

El 3 de enero de 2018, momento en el que había realizado apuestas de más de 1 millón de libras y había perdido 94.049 libras, una empleada le envió un correo electrónico para decirle: "¡Espero que haya tenido una Navidad encantadora y un excelente comienzo de año nuevo!"

"Solo quería enviarle un mensaje rápido para informarle que he agregado un bono de lealtad especial de £ 800 a su cuenta que solo incluye el requisito de apuesta 1x. ¡Te deseo un hermoso día por delante!"

Katie dijo que LeoVegas no había reconocido ninguna falla en sus controles de apuestas problemáticas, sino que había pagado £ 34.000 para su rehabilitación como un "gesto de buena voluntad".

Ella dijo que se había sorprendido de cómo las compañías no percibían señales de advertencia de adicción, incluida una escalada de las dimensiones y la frecuencia de sus apuestas, así como el uso de varias tarjetas de crédito, sus depósitos fallidos y los retiros cancelados.

"Tienen algoritmos en los que, si estás gastando mucho, te hacen un VIP, o te envían un correo electrónico extra y lo utilizan para su ventaja. También podrían usarlo para prevenir problemas de juego, que es lo que la Comisión dice que deberían estar haciendo", opinó.

Tanto LeoVegas como Casumo enfrentaron previamente sanciones reglamentarias por no proteger a los jugadores con adicción al juego.

El periódico The Guardian reveló este mes nuevas afirmaciones de que LeoVegas aceptó £ 20.000 de un jugador problemático que le había robado el dinero a su madre y luego lo bombardeó con ofertas promocionales.

LeoVegas dijo que no podía comentar sobre el caso de Katie, pero dijo que "se toma muy en serio el juego seguro, y sigue políticas y procedimientos estrictos para garantizar el cumplimiento de nuestras obligaciones legales y nuestras condiciones de licencia". Por su parte, Casumo dijo que no podía comentar sobre el caso de Katie, pero insistió en que algunos de los detalles eran "incorrectos".


 

 

Fuente:www.theguardian.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner