Codere, obtuvo en el primer trimestre del año en curso un beneficio neto de 2 millones de euros (frente a una ganancia de € 0,8 millones en al año anterior) que, tras la aplicación de las nuevas normativas y criterios contables (capitalización de alquileres e hiperinflación en Argentina), se reducen a una pérdida de 3,6 millones de euros.

Alcanzó un EBITDA ajustado de 68 millones de euros en el período, en línea con el mismo trimestre 2018; impulsado por el crecimiento significativo en México y España, y a pesar de la fuerte depreciación del peso argentino y de la subida de impuestos al juego en Argentina e Italia.

La compañía obtuvo en este periodo unos ingresos de explotación de 357,7 millones de euros, un 6,7% menos que en el mismo periodo del año anterior por la caída de 42 millones de euros en Argentina debida la depreciación del peso frente al euro, que fue compensada en una parte significativa gracias a la evolución positiva en México (+7,1 millones de euros), la actividad online (+6,1 millones de euros) y España (+3,7 millones de euros).

El resultado neto del periodo supone una pérdida de 3,6 millones de euros, por el cambio en las políticas y criterios contables (nueva norma de capitalización de alquileres, que aplica desde el 1 de enero de 2019, y la aplicación del criterio de hiperinflación argentina según la norma correspondiente, que la compañía aplica desde el tercer trimestre de 2018). Aplicando la normativa contable vigente el pasado año, y para facilitar la comparabilidad, la compañía hubiera obtenido un resultado neto positivo de 2 millones de euros, frente a los 0,8 millones del primer trimestre 2018.

Los gastos de explotación en este trimestre disminuyeron un 7,3% hasta los 271,8 millones de euros, como consecuencia principalmente de la reducción de costes en Argentina, por la devaluación de su moneda. Los gastos no recurrentes fueron de 3 millones de euros, significativamente por debajo de los 11,9 millones del primer trimestre de 2018.

El buen desempeño de México y España permitió a la compañía mantener su rentabilidad en el primer trimestre del año. En México, los ingresos de los primeros meses del año han aumentado un 9,3%, en comparación con el primer trimestre de 2018, impulsados por el crecimiento del 10,3% en el número medio de máquinas y la tendencia favorable de los tipos de cambio (5,4% de depreciación del euro frente al peso mexicano).

En cuanto a España, los ingresos de explotación en el primer trimestre de 2019 crecieron 3,7 millones de euros (8,2%) en comparación con el primer trimestre de 2018, impulsados por los crecientes ingresos en apuestas deportivas presenciales y en el negocio de máquinas en bares, con un 26,1 % y un 6,8% más de unidades instaladas.

El director general de Codere, Vicente Di Loreto, resaltó estos resultados poniendo en valor los cambios acometidos en los últimos meses en la organización. “Los datos reflejan, una vez más, el impacto de las mejoras operativas y de eficiencia implementadas, y la solidez de la compañía ante un entorno severo en cuanto a aumentos impositivos, especialmente en Argentina e Italia, y a la devaluación de las monedas latinoamericanas”.

En términos de capacidad instalada, los puestos de máquinas crecieron un 0.3%, hasta alcanzar las 56.764 unidades. Además, el número de salas de juego se mantuvo sin cambios, en 148; mientras que los locales de apuestas deportivas pasaron de 443 a 478 y el número de bares permaneció estable, manteniéndose en alrededor de 10.000.