Cae En Nueva York Banda Que Operaba Juego Ilegal Con Costa Rica

Siete personas en la ciudad de Nueva York fueron acusadas con 39 cargos por delitos que incluyen promoción del juego, conspiración, corrupción empresarial y lavado de dinero. El caso está vinculado a una operación de juego ilegal en el barrio neoyorquino de Astoria con lazos en Costa Rica. La noticia llega poco después de que un hombre con conexiones a la familia mafiosa Genovese se declarara culpable en Nueva Jersey por operaciones de juego ilegal.

Los individuos están acusados de conspirar para realizar apuestas deportivas directamente a través de su base en Astoria, así como a través de una sala de Internet en el país centroamericano. Aparentemente, los apostantes pudieron ponerse en contacto con la plataforma a través de su sitio web, un número gratuito, agentes, o personalmente en la oficina de Astoria.

Los funcionarios de la División de Empresas Criminales (CED) del Departamento de Policía de Nueva York, iniciaron una investigación dedicada a los juegos deportivos ilegales en enero de 2016 cuando intentaban disolver esa actividad en Queens y otras áreas. Los jueces autorizaron llevar a cabo la vigilancia electrónica, lo que derivó a la intercepción de "miles" de conversaciones supuestamente incriminatorias sobre juegos de azar ilegales, así como a numerosas comunicaciones de mensajes de texto.

El martes pasado, los oficiales de policía arrestaron a las siete personas, confiscaron registros de juegos y computadoras, así como U$S 47.000 en efectivo. Entre los detenidos estaban Michael Regan de Long Island, quien aparentemente era el líder de la banda, Robert Brieger de Rego Park y Luan Bexheti de Astoria, Gerald Schneider y
Lisa Nino de Middle Village, John Ottomano de Roslyn y Robert Utnick de Bayside.

Todos menos Brieger fueron procesados en el Tribunal Penal de Queens y liberados por su propio reconocimiento. Brieger es el único que estaba operando desde Costa Rica. Según informes, ya fue arrestado por la policía en ese país y está esperando ser extraditado a los Estados Unidos.

Se identificó que seis de los delincuentes a través de la vigilancia habían participado en llamadas telefónicas que hablaban sobre diversos aspectos de la operación, incluidas transferencias en efectivo, tasas de interés, cuentas de jugadores y otros detalles. Los investigadores del CED también fueron testigos de varios intercambios que supuestamente facilitaron transacciones de pago o transferencias.

Según una declaración del fiscal de distrito de Queens, John M. Ryan, "esta oficina, que trabaja en colaboración con nuestros colegas encargados de hacer cumplir la ley, ha eliminado varias operaciones de juego ilegal a lo largo de los años. Poner a este tipo de empresas ilegales fuera del negocio, ahorra un número incalculable de personas de la devastación financiera".


 

 

Fuente:qns.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner