Hard Rock Presiona A Cataluña Para Iniciar Su Proyecto

De acuerdo a fuentes del sector turístico de Tarragona, la multinacional estadounidense de casinos y hoteles Hard Rock Entertainment, está presionando a la Generalitat de Cataluña para cerrar su acuerdo y poder iniciar, con una inversión de 2.000 millones de dólares, el megacomplejo de ocio Hard Rock Entertaiment World, anteriormente conocido como BCN World.

La Generalitat no se decide y el proyecto se encuentra paralizado, sin que se justifiquen las razones últimas para esta situación. Hard Rock y el resto de inversores (la británica Value Retail y Port Aventura) mantuvieron su apuesta a pesar de las últimas dilaciones. Pero la Generalitat sigue sin otorgar el visto bueno definitivo para que arranquen las obras, pese a que se trata de la mayor inversión prevista en Cataluña, en Salou, junto a Port Aventura.

El proceso debe ser el siguiente: Hard Rock, que es propiedad de la tribu de los Seminolas de EE.UU, debe abonar 120 millones de euros al Incasol, empresa pública de la Generalitat; que a su vez se lo pagará a Criteria, propietaria de los terrenos y que lleva renovando opciones de compra desde hace tres años y medio.

En las últimas negociaciones Hard Rock aceptó incluso asumir los costes de urbanización de la zona, según apuntan fuentes inmobiliarias y del sector turístico en Tarragona. Sin embargo, la buena voluntad de Hard Rock no fue suficiente para desbloquear el proyecto, indica el medio El Confidencial.

Tantos retrasos dinamitaron el calendario previsto por Hard Rock. La multinacional quería iniciar las obras este mes de junio e inaugurar la primera fase del complejo en 2020. Pero eso ahora ya no será posible y hay que volver a establecer nuevas fechas. Sin embargo no se quieren marcar una nueva agenda hasta que se hayan adquirido los terrenos.

Fuentes empresariales atribuyen esta paralización a la situación de parálisis política que se vive en la Generalitat de Cataluña. El 'conseller' de Territori, Damià Calvet es partidario de sacar el proyecto adelante. Pero su peso específico es escaso. Desde Waterloo, Carles Puigdemont lo vetó como posible candidato a la Generalitat para las próximas autonómicas.

Además ERC (Izquierda Republicana de Cataluña) también mira el proyecto con reticencias. En Salou repite como edil Pere Granados, que es un independentista más bien cercano a Puigdemont. Los republicanos perdieron. Pero los cuadros políticos de ERC en la zona están en contra del proyecto y más alineados con la CUP (Candidatura d'Unitat Popular) y los ecologistas, que se oponen al planteamiento. El presidente de la Generalitat, Quim Torra también prefiere evitar dar luz verde, siempre más cómodo en el activismo que afrontando problemas de gestión concretos.

El nuevo proyecto de Hard Rock cuenta con una capacidad máxima de 745.000 metros cuadrados para todos los usos, y su construcción se hará por fases en los próximos años. En la primera fase se construirá el resort Hard Rock Hotel & Casino Tarragona, que tendrá forma de guitarra gigante, para el que contará con la colaboración de Port Aventura que quiere desarrollar un hotel orientado a familias, de hasta 600 habitaciones, y también con la empresa Value Retail para desarrollar un área de compras de 10.000 metros cuadrados con más de 75 tiendas de lujo. Pero por la indecisión de la Generalitat sigue todo en el aire.


 

 

Fuente:www.elconfidencial.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner