Fundadores De Codere Contra Accionistas Mayoritarios

La familia fundadora del grupo Codere, representada por los hermanos José Antonio y Luis Javier Martínez Sampedro, solicitaton a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de España (CNMV) que investigue si Silver Point (que tiene el 23,19%) debe lanzar o no una OPA por la compañía. Sobre el pedido realizado por los Martínez Sampedro, la empresa no se manifestó porque "aún no ha recibido ningún requerimiento ni notificación sobre este asunto de parte de la CNVM", según precisaron sus voceros.

Los fundadores consideran que Silver Point controla de facto, con el apoyo del resto de fondos de inversión, el grupo Codere. Algo que habría conseguido gracias a una concertación de accionistas y sin haber lanzado una oferta de compra por el grupo desde que en enero de 2018 lograron expulsarlos de las funciones ejecutivas en la compañía.

Su objetivo ahora es lograr que la CNMV les obligue a comprar el grupo, por lo que elevaron una denuncia ante el regulador para que estudien si procede o no poner en marcha ese proceso de compra. Consideran que existe una "infracción muy grave" ya que no se cumplió con la ley de opas tras haberse producido un cambio de control.

La denuncia va dirigida contra los fondos que controlan el grupo: Silver Point, pero también contra M&G (13,6%); Contrarian (9,85%) y Abrams (9,72%). Según la denuncia, con la acción concertada que mantienen suman más del 30% necesario para tener que lanzar una propuesta de compra al resto de los accionistas.

Esta denuncia ante la CNMV viene acompañada de un proceso de "discovery" en Estados Unidos. Se trata de un procedimiento legal por el que un juzgado obliga a los demandados a entregar a los demandantes toda la información que soliciten para esclarecer un litigio. Un procedimiento inusual en España, pero que tiene plena validez dado que existe un acuerdo de cooperación entre los tribunales de ambos países.

La familia Martínez Sampedro ya logró parte de la información solicitada, aunque todavía confían en recibir nuevos documentos en las próximas semanas. Todo esto podría ser entregado a la CNMV si fuera necesario, según explican las fuentes consultadas.

Todo este proceso llega la misma semana en la que se celebra la junta general de accionistas de Codere. En ella, los Martínez Sampedro solicitarán el cese del presidente, Norman Sorensen (por no actuar como consejero independiente) y también la anulación del informe de gestión, ya
que -consideran- no recoge la situación real de la sociedad. Según denuncian, las acciones cayeron en año y medio cerca del 60% y la cotización de los bonos se devaluó un 25%.

En la Junta someterán una acción social de responsabilidad contra Sorensen, porque aducen que gestionó la empresa "sin neutralidad y siempre en beneficio de un accionista y en perjuicio de todos los demás", informaron en un comunicado.

Además, la familia denunció que Sorensen tiene como presidente competencias cuyo incumplimiento le hacen incurrir en responsabilidad personal, al haber impedido que se trate en los consejos de Codere la estrategia de la compañía, su posicionamiento competitivo, y la contribución tangible a la creación o destrucción de valor para los accionistas.

La familia Martínez Sampedro, que mantiene el 18,5% de las acciones de la compañía, tiene claro su actuación en este asunto. Si su propuesta es rechazada por la junta, llevará el caso, a título personal, ante los tribunales.

En la junta, en la que también se prevé la salida de los hermanos José Antonio y Luis Javier Martínez Sampedro del consejo al no renovarles en sus cargos, la familia Martínez Sampedro también denunciará que la empresa ha presentado una información "insuficiente y tergiversada" de las cuentas económico-financieras.

Según explica la familia, las cuentas anuales fueron rechazadas por tres consejeros ante la falta de información suficiente en relación con determinadas partidas contables de gastos no recurrentes, "un ámbito, ni revisado ni validado por los auditores, que es responsabilidad exclusiva de los administradores".

De esta forma, consideran que es "inconcebible" que se silencie la "estrepitosa" caída del precio de la acción, evitando dar explicaciones sobre causas y remedios y denuncian que el informe de gestión "oculta" que se está centrando la gestión del negocio exclusivamente en la reducción de costes.


 

 

Fuente:www.elespanol.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner