Critican Aplicación De Normas Contra Lavado En Casinos Australianos

Una reciente investigación periodística realizada por los medios australianos Herald, The Age y 60 Minutes, planteó que existen serias dudas sobre cómo se están aplicando las leyes para prevenir el lavado de dinero en los casinos Crown Resorts que el operador gestiona en las ciudades de Melbourne, Perth y dentro de poco también en Sydney.

Debido a que los casinos son una forma potencial para que los criminales laven dinero, se supone que los gobiernos estatal y federal de Australia deben regularlos de manera estricta. Los empleados que manejan dinero o fichas deben tener una licencia especial, los casinos deben reportar las transferencias internacionales de fondos al organismo de control de delitos financieros AUSTRAC y los propietarios deben someterse a controles de probidad antes de que se les permita operar.

Las revelaciones se basan en documentos de la Corte, correos electrónicos internos de la compañía y entrevistas con fuentes de la cempresa, y muestran que algunos de los llamados operadores "junket" con los que Crown trabaja para atraer a los grandes apostadores chinos a las mesas de juego en Australia tienen vínculos con el crimen organizado.

Las prácticas de marketing de Crown en China continental se examinaron por primera vez en 2016 cuando 19 funcionarios de su personal fueron arrestados por la policía china por violar una ley que prohíbe la promoción del juego en China.

Crown niega haber violado la ley y la compañía en sí no fue sancionada (el personal fue acusado y condenado), pero uno de los arrestados dijo que algunos ejecutivos de Crown incumplieron las reglas. Además, la investigación descrubrió otros ejemplos de dudosa toma de riesgos por parte del brazo de marketing de Crown. Esto incluye acuerdos con operadores junbket que a su vez están respaldados por el crimen organizado.

El operador de juego afirma que hace cumplir rigurosamente los controles contra el lavado de dinero. Sin embargo, algunos de sus acuerdos parecen implicar pagos entre Crown, los operadores junket y sus clientes, que luego se juegan en las mesas de Crown. Esto podría dificultar el rastreo de quién está pagando por qué cosa, y aumentar el riesgo de que alguien abuse del sistema.

Este ciertamente parece ser el caso de un operador junket que firmó acuerdos con Crown vinculado a una red criminal extraterritorial independiente conocido como "The Company". Asimismo Crown firmó un acuerdo con Tom Zhou, un titular de pasaporte australiano, que estaba en una lista de vigilancia de la Interpol con "aviso rojo" y enfrenta graves
cargos de fraude en China.

Las complicadas relaciones de Crown con los operadores junket claramente merecen un mayor escrutinio, señala el periódico The Sydney Morning Herald en su editorial.

La confianza en una empresa o industria se basa en lo que los expertos en gobernanza describen como una "licencia social para operar". Sin una licencia social informal basada en un comportamiento ético, las corporaciones corren el riesgo de perder el apoyo comunitario necesario para permanecer en el negocio. Para ejecutar un casino, por supuesto, también necesita una licencia de juego real de la comisión estatal correspondiente.

Para que Crown pueda mantener ambas licencias, debe demostrar los niveles más altos de responsabilidad al tratar con las revelaciones perjudiciales de los últimos días. Al mismo tiempo, los reguladores también deben demostrar que están a la altura de la tarea de responsabilizar a estas grandes empresas.

El trabajo se ve dificultado por el hecho de que los gobiernos estatales enfrentan un obvio conflicto de intereses que regula los casinos, porque ellos mismos son socios en las ganancias. Victoria ganó 220 millones de dólares el año pasado de parte de Crown y Western Australia (WA) 70 millones. New South Wales (NSW) ganará por lo menos mil millones de dólares en los primeros 15 años una vez que el proyecto Barangaroo de Crown esté en funcionamiento.

Una industria de casinos bien administrada emplea a miles de personas, contribuye a la economía y ayuda a atraer a los turistas chinos en lo que es un mercado global muy competitivo. Una acción difícil podría llevar a algunos jugadores con grandes gastos a los casinos en otras jurisdicciones como Macao y Singapur, reduciendo las ganancias de Crown y los ingresos fiscales del estado, indica el periódico en su editorial.

Australia no puede desarrollar una ventaja comparativa como centro para el lavado de dinero, los gobiernos estatales no tienen nada que ver con asociarse de manera indirecta con el crimen organizado y las compañías de juego deben estar por encima del reproche. La investigación de "Crown Unmasked" demuestra que actualmente no se está alcanzando estos objetivos.


 

 

Fuente:www.smh.com.au

 

 


 
Banner
Banner
Banner