Casinos De Camboya Son Blanco Del Lavado De Dinero Del Narcotráfico

Los investigadores antinarcóticos están buscando señales de lavado de dinero en los casinos que se han extendido por Sihanoukville, una ciudad costera camboyana que se ha convertido en un imán para los grandes apostadores chinos, en medio del floreciente mercado de metanfetaminas en el sudeste asiático.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) estima que el mercado de metanfetaminas de la región (el sudeste asiático es el epicentro mundial de la droga sintética) se valorará en U$S 61,4 mil millones anuales, más del doble de la economía camboyana de U$S 24 mil millones.

"Ahora vale la pena visitar los casinos en Sihanoukville, ya que hay cambio de divisas en todos ellos y hay servicios de transferencia de dinero justo al lado de las mesas de juego", dijo un investigador internacional al Nikkei Asian Review. "Todos los apostadores son chinos y juegan con gruesos montones de billetes de 100 dólares".

Bajo el mando del primer ministro Hun Sen, el hombre fuerte pro-chino de Camboya, la antigua ciudad turística de Sihanoukville se transformó rápidamente en los últimos años a través de proyectos de desarrollo liderados por China. Nuevos apartamentos, hoteles y casinos le dieron a la ciudad su nuevo aspecto.

El Grupo de Acción Financiera (Financial Action Task Force), un organismo de control intergubernamental mundial de lavado de dinero, colocó este año a Camboya en su "lista gris", afirmando preocupaciones sobre el mundo no regulado de las casas de juego del país. La designación se produce cuando Camboya es testigo de un aumento en los juegos de azar, y la UNODC estima que casi 150 de los 234 casinos en todo el sudeste asiático se encuentran en Camboya.

Las redes criminales transnacionales que impulsan el comercio de metanfetaminas se están aprovechando de las porosas fronteras de Camboya y se gestionan con una economía en dólares estadounidenses: los dólares se utilizan fácilmente para todas las transacciones en el riel camboyano, la moneda local.

"Las maletas llenas de dinero en efectivo se trasladan regularmente a través de las fronteras entre Tailandia y Camboya y entre Vietnam y Camboya, y cambiarlas por dólares no es problema", dijo una fuente diplomática occidental. "Los casinos no regulados son lugares ideales para lavar este efectivo".

La UNODC lo indicó, aunque sin nombrar un país, en un informe reciente titulado "Delincuencia organizada transnacional en el sudeste asiático: evolución, crecimiento e impacto"."El tráfico de metanfetaminas es el negocio más lucrativo para los grupos de delincuencia organizada transnacional en la región".

"Los ingresos ilícitos se lavan a través de varios canales, en particular la creciente red de casinos en la región", apuntó.

El enfoque en los casinos de Sihanoukville, que se eliminan de las fronteras terrestres de Camboya, marca un cambio en el terreno que habían sido objetivos anteriores de los investigadores antinarcóticos: prósperos casinos, hoteles y negocios a lo largo de las fronteras del sudeste asiático continental. Estos frentes para lavar dinero estaban dentro del Triángulo Dorado, el terreno accidentado vinculado durante décadas al tráfico de heroína. El área abarca partes del este de Myanmar, el norte de Tailandia y el oeste de Laos.

El extenso Casino Kings Romans en Laos, cerca de la frontera con Tailandia, fue señalado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por participar en el tráfico de drogas y el lavado de dinero. Zhao Wei, presidente del Grupo Kings Romans, desestimó los cargos como "infundados".

Mientras tanto, el Departamento de Investigación Especial de
Tailandia se enfocó en del Grupo MBI de Malasia en el sur de Tailandia, cerca de la frontera con Malasia, para investigar el lavado de dinero por las redes de narcotráfico. Investigadores de la policía tailandesa allanaron un hotel propiedad del grupo, y confiscaron más de 83 millones de baht (U$S 2,7 millones) en moneda extranjera.

Los observadores consideran que la proliferación de frentes de lavado de dinero es una consecuencia del éxito de las redes transnacionales de drogas para aumentar la producción de metanfetamina. Su suministro y tráfico ilustra el poder del negocio de las drogas, según Jeremy Douglas, representante regional de la ONUDC. "La última década se ha visto un aumento en las metanfetaminas".

Tal aumento en el abastecimiento del mercado global se produce incluso cuando los equipos antinarcóticos atacan a los traficantes que transportan drogas sintéticas a través del sudeste asiático para satisfacer la demanda interna y los mercados más allá, que abarcan Corea del Sur y Japón hasta Australia y Nueva Zelanda. Tailandia incautó más de 515 millones de tabletas de metanfetamina en 2018, lo que equivale a la "incautación combinada de la droga informada por todos los países de la región en cualquier año anterior", según el informe de la UNODC. En 2013, en contraste, se incautaron poco más de 100 millones de tabletas en Tailandia.

La cadena de suministro de metanfetamina incluso sufrió una represión por parte de China de sus laboratorios de metanfetamina domésticos y clandestinos en sus provincias del sur. La campaña contra la metanfetamina en China alcanzó su punto máximo en 2015, cuando se desmantelaron 526 laboratorios que fabricaban el medicamento, dijo la UNODC. "El gobierno [chino] informa que la cantidad de laboratorios se redujo en casi un 60% entre 2015 y 2017".

Pero la represión de Beijing llevó a los capos de la droga chinos a trasladar sus laboratorios de metanfetamina a la frontera del estado Shan de Myanmar. Los nuevos laboratorios atrajeron a químicos chinos y taiwaneses entrenados y expertos en la producción de drogas. A su paso también llegó un suministro constante de los precursores químicos de China, como la efedrina y la pseudoefedrina.

Según Phill Hynes, jefe de análisis y riesgo político de Intelligent Security Solutions, una consultora de seguridad con sede en Hong Kong, la represión china obligó a las redes de narcóticos que operan en la provincia de Guangzhou a moverse bajo tierra, afectando a las redes regionales. Pero también "los hizo más sofisticados", dijo.

Como resultado, el estado de Shan del este de Myanmar, una región fronteriza sin ley que se desgarró por décadas de conflicto étnico y donde los jefes de la droga, las milicias y los militares del país tienen intereses en competencia, se convirtió en el centro mundial para la producción de drogas sintéticas.

"El negocio de la metanfetamina se ha vuelto tan grande y rentable que ahora empequeñece la economía formal del estado de Shan y está en el centro de su economía política", dijo el grupo de expertos International Crisis Group, con sede en Bruselas, en un informe publicado a principios de este año.

Richard Horsey, coautor del informe de International Crisis Group, reconoce que es poco probable que la notoriedad del estado de Shan como la fábrica de metanfetaminas del mundo pueda ser eliminada a través de un "enfoque puramente policial" para el tráfico ilegal de drogas.


 

 

Fuente:asia.nikkei.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner