Millonaria Multa A Operador De Apuestas Británico

La empresa de apuestas británica Ladbrokes Coral pagará una multa de 5,9 millones de libras esterlinas, una de las mayores impuestas por la Comisión de Juego, por "fallas sistémicas" en la protección de los jugadores con problemas, que perdieron cientos de miles de libras.

El regulador detalló una lista de transgresiones por parte de Ladbrokes Coral entre 2014 y 2017, y descubrió que no cumplió con sus obligaciones de "proteger a los clientes del daño causado por el juego" y evitar el lavado de dinero.

Cuando la compañía se dio cuenta del problema, simplemente redujo el número de sus clientes que consideró "de alto riesgo", en lugar de invertir en acciones para protegerlos, según descubrió la investigación de la Comisión de Juego.

"Estas fueron fallas sistémicas en un operador grande, que resultaron en daños a los consumidores y el robo de dinero que fluía a través del negocio y esto es inaceptable", dijo el director ejecutivo de la Comisión, Richard Watson.

Las fallas incluyen la negligencia de preguntarle a un cliente que perdió £ 1,5 millones durante tres años, sobre su fuente de fondos, a pesar de las claras señales de problemas con el juego, como iniciar sesión en su cuenta 10 veces al día y perder £ 64.000 en un mes.

Ladbrokes no hizo ninguna pregunta a otro cliente que perdió £ 98.000 en dos años y medio, rechazó 460 intentos de depósito e incluso le pidió al operador que dejara de enviarles promociones de marketing.

La casa de apuestas, propiedad de la firma GVC con sede
en la Isla de Man, tampoco intervino cuando el cliente que depositó más de £ 140.000 en los primeros cuatro meses de apertura de su cuenta.

La Comisión dijo que en un caso Ladbrokes identificó "preocupaciones importantes" sobre un cliente, pero continuó permitiéndole hacer grandes apuestas.

Las fallas continuaron incluso después de que la compañía y su administración deberían haber sabido sobre ellas, dijo la Comisión, y agregó que todavía estaba investigando a personas que podrían perder su licencia para operar en la industria.

Como parte del acuerdo, GVC pagará £ 4,8 millones por causas de juego responsables y cederá £ 1,1 millones a las "partes afectadas".

También revisará los 50 principales clientes en los años 2015-17 para considerar si se pueden identificar más fallas.

Su director ejecutivo, Kenny Alexander, dijo que GVC descubrió "fallas históricas de cumplimiento" después de comprar Ladbrokes Coral por £ 3,2 mil millones en 2018.

"Estas fallas históricas eran inaceptables y desde la adquisición he supervisado una revisión sistemática de los procedimientos de protección de jugadores del grupo ampliado y las personas responsables de estos problemas han abandonado el negocio", apuntó.


 

 

Fuente:www.theguardian.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner