La Policía Nacional Presentó Los Resultados De La "Operación Arcade"

La Policía Nacional de España presentó hoy los resultados de la macrooperación Arcade contra los locales de juego. Se formalizaron 220 denuncias en forma de actas que fueron enviadas a las consejerías correspondientes de cada comunidad autónoma del país. Fueron detectados 28 menores y 184 personas indocumentadas, en las 1.800 inspecciones realizadas en todos aquellos núcleos urbanos donde la policía tiene competencias.

Las licencias otorgadas por los ayuntamientos a este tipo de negocios proliferaron en los últimos años por toda España. Madrid concretamente acumula solo --en cuatro de sus distritos-- más de 300, según los datos de la Federación de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm). El control de estos locales responde a un protocolo elaborado por cada comunidad autónoma, que no es unívoco en todo el país.

Con esta amplia operación policial, planificada desde el pasado mes de junio, y desarrollada la semana pasada en todas las provincias españolas, "se pretende tomar el pulso de la situación, para incidir en aquellos aspectos y lugares donde la problemática pueda ser mayor", explicaban los responsables en una rueda de prensa. "Valencia, Madrid, Canarias y Andalucía", son las comunidades en las que se detectaron más irregularidades.

En la operación Arcade colaboraron la Policía Foral de Navarra y los Mossos d'Esquadra. Durante dos días, los agentes realizaron un total de 1.881 visitas a salones de juego de toda España, con el objetivo de verificar que la normativa de acceso de menores se cumple. Los parámetros comunes de la normativa sobre el juego, regulada por las Comunidades Autónomas, establecen que los menores de 18 años no pueden participar ni en el juego ni en las apuestas que se desarrollan en este tipo de establecimientos. Pese a que al tiempo que duró, la redada permitió a los propietarios de los negocios incrementar sus controles por temor a las fuertes sanciones -que pueden ir desde 9.000 euros hasta el cierre del local-, los agentes se encontraron con flagrantes irregularidades.

Por su parte, el director de la patronal del juego privado en España (CEJUEGO), Alejandro Landaluce, opinó que "esta
operación ha sido bastante exhaustiva, poniendo el foco en comprobar la verdadera incidencia de los menores en el juego presencial, constituyéndose casi en una suerte de macro-encuesta o informe sujeto a la pura realidad. Los datos resultantes reafirman nuestra convicción de que, aunque hay ámbitos de mejora en los sistemas tecnológicos para los controles de acceso, no hay un problema real de entrada de menores a las salas de juego".

"Se ha creado durante los últimos meses una alarma mediática y social injustificada, falaz y no ajustada a la realidad. Por ejemplo, en la misma difusión pública de esta operación calificándola como "macro redada contra el juego", amplió. "Es totalmente falso que los menores estén accediendo a los locales. Todo lo opuesto, los casos detectados son absolutamente mínimos. Los estudios oficiales y de carácter público ya constataban este hecho, y ahora los resultados de la Operación Arcade vienen a reafirmar esta realidad", puntualizó Landaluce.

El operativo se realizó durante los días 26 y 27 de septiembre en todo el territorio español, excepto en País Vasco, por agentes especializados de la Policía Nacional y en colaboración con las policías autonómicas de Navarra y Cataluña. Con este tipo de acciones se pretende, desde la perspectiva de la protección al menor y también de la protección contra la ludopatía de las personas, evaluar, detectar y erradicar, la posibilidad de que los menores de edad, entren y jueguen en establecimientos autorizados de juego y/o apuestas, así como de valorar la manera en que se lleva a cabo el control de acceso en dichos locales.

La acción operativa culminó con la visita a más de 1.800 salones de juego en toda España, donde existen en este momento aproximadamente 3.000 salones de juego.


 

 

Fuente:elpais.com y www.europapress.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner