Los problemas causados por los juegos de azar se han mantenido estables desde la última encuesta en 2012, dijo Hansjörg Znoj, miembro de la Comisión Federal de Juegos de Azar (CFMJ), en conferencia de prensa en Berna. La mayoría de las personas muestran un comportamiento de juego sin riesgos, según una encuesta realizada en 2017.

En el año 2017, el 69% de las aproximadamente 19.000 personas encuestadas dijeron haber participado en un juego de azar en su vida. En 2012, esa cuota ascendía al 70,6%. Poco más de la mitad de los encuestados (55%) declararon haber jugado en 2017.

Los juegos más populares fueron las loterías suizas (48,2%), tómbolas u otros juegos privados (14,3%), juegos de mesa (8,6%), máquinas expendedoras y máquinas tragamonedas operadas en casinos suizos (6,7%), salas de juego y casinos en el extranjero (5,7%), apuestas deportivas suizas (4,5%) y juegos de azar con operadores internacionales en línea (2,3%).

Entre los jugadores frecuentes, es decir, aquellos que juegan al menos una vez al mes, se confirmó la tendencia a la baja: fue del 16,4% en 2017, frente al 16,9% en 2012 y el 18% en 2007. Las cantidades apostadas son bajas: 44,1% declara haber gastado menos de 10 francos al mes y 39% entre 10 y 99 francos.

Pero el 2,8% de los encuestados mostraron un comportamiento de riesgo y el 0,2% un comportamiento patológico. El juego arriesgado o patológico concierne principalmente a los hombres, a las personas con un bajo nivel de educación o en situación de fragilidad psicológica. Se registra más en la Suiza francófona.

Los jugadores de alto riesgo o patológicos fueron identificados principalmente en sitios internacionales de juegos de azar online (22,1%). En comparación, el 5,1% de los adictos a los juegos de azar participan en loterías.