Barcelona Prohíbe Abrir Nuevos Locales De Juego

La comisión de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona ha acordado prohibir durante un año la apertura de nuevos locales de juegos de azar y apuestas, bingos y casinos "para preservar la salud de la ciudadanía y evitar adicciones".

La prohibición, vigente desde este martes, también atañe a aquellos negocios del sector que querían realizar obras para ampliar los actuales.

Tras la aprobación de esta suspensión, el siguiente paso del gobierno municipal es elaborar un plan de usos para regular la implantación de estos locales. Con el objetivo de reducir su número, el Ayuntamiento quiere que cuando se cierre un establecimiento de estas características no se abra uno nuevo y así también evitar que estén cerca de equipamientos sensibles, como escuelas y hospitales.

"Queremos proteger la salud de toda la población y especialmente de la más vulnerable", dijo la teniente de alcalde Janet Sanz. "No hay ninguna duda del impacto que el juego de azar tiene en la ciudadanía y en especial en los más jóvenes".

En este sentido, la edil aseguró que se van a "exprimir todas las competencias que tiene el Ayuntamiento para poner freno a unas actividades que perjudican nuestra salud de manera directa y genera problemas, patologías estructurales que cuestan mucho tratar". Con esta propuesta, recalcó, "Barcelona lidera la tolerancia cero en este campo".

El Ayuntamiento pretende "blindar todo el ámbito de la ciudad donde ahora no hay una regulación" en este tipo de actividad con el objetivo de "preservar la salud de la ciudadanía y evitar los problemas de adicción que puedan generar", resaltó la teniente de alcalde.

Las restricciones de la actual normativa sectorial de la Generalitat, que prohíbe la instalación de locales de juegos de azar a menos de cien metros de un centro educativo o sanitario, se ampliarán mediante el nuevo plan municipal, que fijará una mayor distancia. La intención es que los establecimientos que no se ajusten puedan cerrarse.

La concejal de Salut, Gemma Tarafa, recordó que "la adicción
al juego está catalogada como enfermedad desde 1992" y que con esta medida, el Ayuntamiento "quiere poner el foco, sobre todo, en la población joven". Los datos disponibles, de carácter estatal, son preocupantes. El 60,2% de la población española de entre 15 y 64 años participó durante el 2017 en juegos con dinero. El alza de las modalidades online alarma a los responsables municipales, sobre todo entre los jóvenes. El 6,4% de ellos lo practicaron ese año.

El Consistorio también impedirá el acceso a las páginas de juego online en todas sus dependencias municipales y exigirá criterios específicos en las convocatorias de subvenciones y contratación pública. Otra iniciativa es la creación de programas de prevención dirigidos a las escuelas.

En este sentido, el Ayuntamiento pide al resto de administraciones que la publicidad del juego tenga "el mismo tratamiento que el alcohol y el tabaco", además de prohibirse en horarios de protección infantil en la radio y en la televisión. La que dependa del municipio, como la de Paisatge Urbà o la de TMB, ya no la tendrá por normativa. Así, no habrá anuncios de este tipo en las marquesinas de autobús o en las lonas de las fachadas en obras.

En Barcelona hay un total de 53 locales dedicados a los juegos de azar, 35 salones de juego, 17 bingos y un casino, según datos municipales.

Se calcula que el 0,4% de la población española entre 15 y 64 años sufre un trastorno por problemas con el juego, lo que equivale a 20.000 personas en Catalunya, tal como recuerda el Ayuntamiento haciendo referencia a distintas encuestas del Ministerio de Sanidad. Otro dato es que el número de personas registradas en España para jugar online ha pasado de las 637.000 en el 2013 a 1,4 millones en el 2018, según estadísticas de la Dirección General de Ordenación del Juego.


 

 

Fuente:www.lavanguardia.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner