Por La Muerte De Caballos Piden Suspensión Inmediata De Carreras

Diversos grupos estadounidenses de derechos de los animales solicitaron una inmediata suspensión de las carreras de caballos después de la muerte de un ejemplar en la Breeders Cup Classic, que se disputó el pasado fin de semana en el hipódromo californiano de Santa Anita. Un total de 37 caballos, incluidos tres en los últimos nueve días, murieron en el famoso reciento hípico desde diciembre del 2018, lo que ha desatado el descontrol que existe en estas competiciones en cuanto al uso de fármacos dopantes y métodos prohibidos para mejorar el rendimiento de los animales.

El potro Mongolian Groom, de cuatro años, tuvo que ser sacrificado después de romperse la pata trasera izquierda en plena competición. Fue retirado de la pista en ambulancia y murió en el hospital veterinario.

En abril pasado, el fiscal de distrito del condado de Los Angeles, Jackie Lacey, anunció una investigación para determinar la muerte, por aquel entonces, de 23 caballos en solo tres meses. Los resultados de la investigación aún no se publicaron, lo que provocó frustración por parte de los activistas.

La Breeders Cup, considerado como el evento más rico en este deporte, reparte unos 30 millones de dólares en apuestas durante un fin de semana y se disputa en diversos lugares, aunque la organización estudió mudarse de Santa Anita a consecuencia de las muertes de los caballos. Sin embargo, en junio, se votó por mantenerlo allí después de que los propietarios de la pista, el Grupo Stronach, implementara nuevas reglas sobre el control de medicamentos en el día de la carrera y contrató a un número récord de veterinarios para examinar los caballos antes de comenzar a correr.

"La decisión de celebrar la Breeders Cup en Santa Anita antes de conocerse los resultados de las investigaciones sobre la serie de muertes recientes no ha sido aconsejable. Creemos que debería haberse cerrado el hipódromo hasta la finalización de la vía judicial", afirmó Kitty Block, responsable de la Sociedad Protectora de Animales de los Estados Unidos,
en un comunicado.

El Grupo de Derechos de los Animales (PETA) fue más allá y pidió que se detuvieran las carreras de caballos. "Si la industria de las carreras y los funcionarios estatales realmente quieren salvar la vida de los caballos, suspenderán a los entrenadores y veterinarios de los caballos que mueren en espera de investigaciones completas, instalarán superficies sintéticas más seguras y equipos de tomografía computarizada en todas las pistas y prohibirán todas las drogas en las dos semanas antes de una carrera", dijo la vicepresidenta de PETA, Kathy Guillermo. "Todas las carreras en todo el país deben suspenderse hasta que se implementen estas medidas", agregó. "Cualquier reticencia a hacerlo provocará más muertes y la autodestrucción de las carreras de caballos".

La Junta de la California Horse Racing propuso unas medidas que limitarían en gran medida el uso del látigo por parte del jockey. La medida está actualmente a debate. Los partidarios proponer una ley de Integridad de las Carreras de Caballos, una legislación federal que restringiría el uso de fármacos y establecerían la supervisión nacional, afirmaron que esperaban que la tragedia del sábado incitara al Congreso a actuar. "Las carreras de caballos estadounidenses se encuentran en la encrucijada más grande de la historia, y la muerte de Mongolian Groom subraya la necesidad de que el Congreso apruebe la Ley de integridad de las carreras de caballos", ha afirmado Marty Irby de Animal Wellness Action.


 

 

Fuente:www.elperiodico.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner