En el mismo documento, el resto del consejo de administración "ha dejado constancia en acta de su agradecimiento al consejero dimisionario por su colaboración en la gestión de la sociedad".

Se trata de la segunda dimisión de un consejero de Codere en apenas un mes. El anterior fue Alberto Manzanares, también dominical. Entonces, este argumentó “razones estrictamente personales, debido fundamentalmente a la dificultad de conciliar la dedicación que requiere mi posición como Consejero dominical de Codere con mis restantes obligaciones profesionales”. Su salida coincidió en fecha con el descubrimiento de las irregularidades contables halladas en cuatro filiales americanas, aunque la empresa confirmó que no había relación alguna entre ambos hechos.

Se da la circunstancia de que tanto Sempere como Manzanares entraron en el consejo de administración de la firma a finales del mes de junio pasado, y que ambos sustituyeron a los hermanos José Antonio y Luis Javier Martínez-Sampedro, fundadores de la firma y enfrentados de forma abierta a la actual propiedad y al equipo gestor.

Estos tienen abierta una denuncia en la CNMV contra los fondos Silver Point, Abrams y Contrarian, que suman alrededor del 40% del capital de Codere. Según su denuncia, estos fondos mantienen un pacto de concentración que permite a Silver Point ejercer el control tácito de la compañía con apenas el 23% del capital. Los Martínez-Sampedro pretenden que la CNMV obligue a Silver Point a lanzar una opa por el 100% de Codere.

En ese proceso, estos consiguieron el visto bueno de un juez del estado de Connecticut (Estados Unidos) para sumar a esa denuncia la investigación discovery acometida en los últimos meses, y que según explicó José Antonio Martínez-Sampedro a CincoDías en junio, revela "de forma fehaciente" cómo las partes denunciadas actúan de forma conjunta para controlar Codere y aislar a los Martínez-Sampedro, con "cartas, comunicaciones y correos".