Extranjeros Pagarían Impuestos Sobre Las Ganancias En Casinos De Japón

El gobierno de Japón está considerando un plan para retener impuestos sobre las ganancias de extranjeros no residentes en los futuros casinos que se instalarán en ese país, según revelaron fuentes cercanas al tema.

El gobierno está estudiando el sistema tributario a implementar, porque rastrear a los extranjeros después de que abandonen el país sería difícil, dijeron las fuentes. Estados Unidos, Corea del Sur y otras naciones emplean ese sistema de retención de impuestos sobre las ganancias obtenidas en sus casinos.

En el sistema, el gobierno también está considerando hacer obligatorio que los operadores de casinos mantengan registros de las compras de fichas y los resultados de pérdidas y ganancias de los apostadores.

Según el sistema impositivo, las ganancias en los casinos serán gravadas de manera similar a las carreras de caballos. Se impondrá un impuesto sobre la diferencia entre el valor de las fichas compradas y la cantidad de aquellas convertidas en efectivo.

El requisito de mantener registros de compras y resultados de pérdidas y ganancias está diseñado para evitar que los jugadores finjan que las fichas que ganaron fueron las que compraron, o que dejen algunas fichas con un amigo dentro de las instalaciones para reducir el monto de sus ganancias.

Las propuestas se incluirán en el esquema de las reformas fiscales del año fiscal 2020 que los partidos gobernantes concretarán antes de fin de mes, y se espera que se implementen bajo las reformas del sistema fiscal después de abril de 2021.

"Si no decidimos un determinado marco de antemano, afectará las decisiones de inversión de los operadores", dijo un funcionario del gobierno.

Japón planea elegir hasta tres lugares para construir los llamados complejos integrados con casino que incorporan un gran hotel, salas de conferencias y otras áreas. Se espera que los resorts comiencen a funcionar a mediados de la década de 2020.

Hasta el momento, Yokohama, la ciudad de Osaka y la Prefectura de Osaka, la Prefectura de Wakayama y la Prefectura de Nagasaki declararon su intención de presentar ofertas. Hokkaido se retiró el viernes pasado citando preocupaciones locales sobre el impacto ambiental del proyecto, y muchos ciudadanos también expresaron su inquietud por la adicción al juego y otros posibles problemas que podrían generarse con los nuevos casinos.


 

 

Fuente:www.japantimes.co.jp

 

 


 
Banner
Banner
Banner