La Compra De Los Terrenos Bloquea Al Complejo De Tarragona

El consejero de Territorio de la Generalitat de Catalunya, Damià Calvet, advirtió que “no hay alternativa” para el complejo de ocio y casino anteriormente denominado BCN World, si la empresa Hard Rock International no acepta pagar a La Caixa el precio que la entidad bancaria fijó por los terrenos en Salou y Vila-seca, donde debería construirse.

Calvet descarta que la Generalitat, pese a estar vinculada en la operación por una opción de compra de las fincas, acabe aceptando hacerse cargo de parte de la factura para desbloquear la tramitación del plan.

El proyecto encadena una sucesión de tropezones que no encuentran final. La prórroga de tres meses pedida por Hard Rock, la empresa ganadora del concurso para encargarse del desarrollo del megacomplejo, añade más retraso, y más dudas, a la materialización de un plan presupuestado en 2.000 millones de euros.

Según la Generalitat, las reticencias de Hard Rock a comprarle a La Caixa el centenar de hectáreas, colindantes con Port Aventura, donde debe levantarse el Hard Rock Entertaintment tienen la culpa de la actual parálisis. El precio está entre 110 y 120 millones de euros, pero el monto final podría aumentar porque varios de los antiguos propietarios de las fincas activaron un procedimiento judicial alegando que la suma que ellos cobraron en su día, cuando se les expropiaron para urbanizar Port Aventura, se calculó en base
a suelo rústico, y aquel uso se revertió en suelo urbanizable, multiplicando el valor del metro cuadrado.

En una visita a Tarragona, para oficializar una ampliación de 92 hectáreas del puerto, Calvet admitió que la operación depende del cierre de "unos flecos" en la negociación entre La Caixa y Hard Rock, pero insistió en que si la multinacional americana no paga "no hay otra alternativa" para desbloquear el proyecto. La postura distante de la Generalitat contrasta con su vinculación con el proyecto desde que aceptó firmar una cláusula por la que se comprometía a comprarle a La Caixa las parcelas si la operación no hallaba ninguna empresa interesada.

En el verano de 2017 Hard Rock se postuló para quedarse los terrenos e invertir 2000 millones para construir lo que bautizó como Hard Rock Hotel & Casino Tarragona. Un megahotel con forma de guitarra y un casino, con 1.200 tragamonedas y 100 mesas de juego, iban a ser las señas de identidad del complejo. Las obras iban a empezar a más tardar en 2018, pero sigue sin haber ni rastro de ellas.


 

 

Fuente:elpais.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner