Casinos Tribales Buscan Acaparar Las Apuestas Deportivas

Considerando que el estado de California se está moviendo hacia la legalización de las apuestas deportivas en esa región estadounidense, las tribus que operan establecimientos de juego buscan dominar la acción y acaparar el futuro mercado.

Una poderosa coalición de tribus propuso recientemente una enmienda constitucional estatal que solo permitiría apuestas dentro de sus casinos o las cuatro pistas de carreras de caballos principales del estado. Su plan también excluiría los clubes de naipes, que a menudo compiten con las tribus, y prohíbe las apuestas móviles o en línea.

Los legisladores estatales han estado procediendo con cautela hacia la redacción de su propia enmienda, para crear un sistema para que los jugadores apuesten por los 49ers, Warriors, Giants y otros equipos deportivos, que según dicen podrían generar cientos de millones en ingresos fiscales. Su plan probablemente permitiría a las personas hacer apuestas en sus teléfonos inteligentes y computadoras portátiles.

Pero la propuesta de las tribus, presentada el mes pasado, representa un ataque preventivo. Si se aprueba, a los casinos tribales se les otorgaría casi el monopolio de las apuestas deportivas, al tiempo que limitaría severamente las opciones de los apostantes, y el dinero que el estado podría recaudar.

Dieciocho tribus presentaron la enmienda constitucional propuesta a la oficina del fiscal general del estado el 13 de noviembre. Ahora, están esperando que se les asigne un título y un resumen, que permita a los proponentes comenzar a recolectar firmas para calificar una medida para la boleta electoral de noviembre de 2020. La medida se produce a raíz de la decisión de la Corte Suprema de mayo de 2018, que otorgó a los estados el derecho de legalizar y gravar las apuestas deportivas.

Desde entonces, más de un tercio de todos los estados del país han votado para legalizar las apuestas deportivas, y 13 ya están permitiendo apuestas.

Tal como está escrito, la enmienda constitucional limitaría las apuestas deportivas a casinos y pistas de carreras, al tiempo que impondría un impuesto del 10% sobre las apuestas realizadas en esos predios. No se requerirán pagos de los casinos tribales, que como gobiernos soberanos están exentos de impuestos estatales. Los casinos tribales probablemente pagarían a los gobiernos estatales y locales, pero la cantidad y los medios de pago se negociarían en pactos con cada tribu en particular.

Los clubes de naipes se quedarían fuera. Mientras tanto, la propuesta expandiría las ofertas de casinos tribales para incluir ruleta, dados y otros juegos, algo que las tribus siempre han deseado.

El senador estatal Bill Dodd (demócrata por Napa), quien junto con el asambleísta Adam Gray, (demócrata por Merced), presentó un proyecto de ley en junio destinado a presentar una enmienda antes de que los votantes legalicen las apuestas deportivas, es uno de los críticos de la propuesta de las tribus. Tenían la intención de celebrar audiencias en todo el estado y negociar con las tribus y otros intereses de juego antes de elaborar una versión final de la legislación.

Los legisladores necesitan obtener la aprobación de dos tercios de cada cámara de la Legislatura, para colocar una enmienda constitucional en la boleta electoral. Las tribus necesitarían recolectar 997.139 firmas de votantes registrados para calificar su enmienda. Ambos requerirían un voto mayoritario.

Dodd dijo que el plan tribal ofrece muy poco a los contribuyentes, apostadores deportivos o aquellos que desean erradicar las apuestas deportivas ilegales, generalmente a través de corredores de apuestas o aplicaciones ilegales de apuestas en el extranjero.

"Se trata de las tribus", dijo Dodd. "No es lo mejor para todos los californianos".

Los casinos tribales de California recaudaron U$S 8.400 millones en 2016, el año más reciente del cual existen cifras disponibles. Se esperaba que estos casinos pagaran al estado U$S 48.5 millones bajo pactos negociados individualmente para el año fiscal que terminó el 30 de junio, según la Comisión de Control de Juegos de Azar del estado.

Esos fondos apoyan la regulación y los servicios del gobierno local y acciones de prevención de problemas con el juego.

Los expertos en juegos de azar coinciden en que el futuro de las apuestas deportivas probablemente no exista dentro de casinos u otros sitios físicos, sino en teléfonos móviles, como en Europa y en gran parte del resto del mundo de las apuestas.

Dodd dijo que los jugadores que ya hacen apuestas ilegalmente en sus teléfonos, usando aplicaciones offshore, no es probable que intercambien esa comodidad y hagan un viaje al casino tribal más cercano. En California hay 69 establecimientos junto con cuatro pistas de carreras, incluidos los Golden Gate Fields en Albany.

"No vamos a sacar los juegos deportivos de las sombras" sin apuestas móviles, dijo Dodd.

Las tribus dicen que su propuesta, que prohibiría a los visitantes hacer apuestas en equipos de escuelas secundarias y universidades estatales, reconoce que los casinos y las pistas de carreras tienen la mayor experiencia con el juego "bien regulado" en California.

"Los líderes tribales creen que esta medida representa un camino viable hacia la aprobación de los votantes de las apuestas deportivas", dijo Jacob Mejia, portavoz de la coalición. "La medida proporciona un marco sólido y requiere legislación adicional para su implementación".

Dijo que permitir las apuestas móviles en la propuesta podría condenarlo en las urnas.

"Los votantes tienen preocupaciones legítimas sobre las apuestas deportivas móviles y es muy probable que se opongan a una propuesta que permita las apuestas móviles", apuntó. "Esta medida representa un camino viable y medido hacia apuestas deportivas bien reguladas en California. No lo descartamos en el futuro, pero creemos que la medida propuesta es el enfoque correcto en este momento".

Si bien la propuesta no requiere ningún pago al estado, dijo Mejía, cada casino necesitaría negociar un acuerdo que requeriría un "reparto de ingresos" con el estado.

Kyle Kirkland, presidente de la Asociación de Juegos de California, que representa a los clubes de cartas, calificó la propuesta tribal como "un esfuerzo egoísta de algunos casinos tribales para expandir su monopolio de juego".

Dijo que su asociación trabajaría con los legisladores para elaborar una propuesta justa y completa.

"Los californianos quieren y merecen opciones seguras y legales para sus actividades de juego", dijo Kirkland, "no solo esas alternativas dictadas por operadores tribales interesados en sí mismos".

Los expertos en juegos estiman que U$S 150 mil millones en apuestas deportivas se realizan ilegalmente en todo el país cada año. Las apuestas deportivas legales en California podrían generar "un par de cientos de millones" en ingresos fiscales de un grupo de aproximadamente U$S 10 mil millones en apuestas, dijo Paul Payne, portavoz de Dodd.

Los casinos tribales sostienen que tienen el derecho exclusivo de jugar al estilo de los otros casinos después de que los votantes de California aprobaron la Proposición 1A en 2000. La ley otorgó a las naciones originarias del estado el derecho exclusivo de negociar pactos con el gobernador para los juegos de tragamonedas y ciertos juegos de cartas como el blackjack.

Bichsel dijo que la introducción de apuestas deportivas en sitios como casinos y pistas de carreras podría facilitar la transición en California, que se cree que es el mercado más grande de los Estados Unidos debido a sus casi 40 millones de residentes.

A pesar de la propuesta de las tribus, Dodd y Gray planean proceder con su propio plan para enmendar la Constitución estatal, comenzando con una audiencia legislativa en enero.

Dodd dijo que espera elaborar un plan que genere cientos de millones de dólares en impuestos e involucre todos los intereses de juego de California.


 

 

Fuente:www.sfchronicle.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner