Casas De Apuestas Recurren A La CEOE Por Mayores Restricciones

Representantes del sector empresarial del juego mantuvieron un encuentro con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), ante la preocupación de las casas de apuestas por un incremento de la regulación que limite su actividad, luego de la creación del ministerio de Consumo, que preside el miembro de Izquierda Unida, Alberto Garzón.

Como se recordará, en el acuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos se comprometían poner en marcha con urgencia una nueva normativa del juego para prevenir y frenar la ludopatía, y hacían referencia a la ley de publicidad del tabaco para aprobar una norma similar que redujera sensiblemente los anuncios de apuestas.

La patronal pide que el tratamiento normativo de las empresas del juego "sea basado en consideraciones fácticas y proceda de la toma de decisiones suficientemente razonadas que, respetando el marco normativo español y la seguridad jurídica que comporta, cuente, además, con las consideraciones de los representantes del sector, como por ejemplo reactivando y fortaleciendo la interlocución, en el marco de la Conferencia sectorial del juego".

El argumento de las compañías de apuestas para no ampliar la regulación es que "desarrollan su actividad cumpliendo plenamente con la normativa que les es aplicable e, incluso, van más allá a través de la adopción de autorregulación y de códigos éticos para su sector". Sin embargo, desde hace unos meses, las comunidades autónomas está paralizando las licencias de apertura de salones de juego, desde la Comunidad de Madrid a el País Vasco, pasando por Asturias, Galicia, Navarra y Murcia, mientras que Aragón, Baleares, Extremadura y La Rioja prohibieron su apertura a determinada distancia de centros de enseñanza o la concentración de salas en determinadas zonas.

Ante el temor del sector de que el Ministerio de Consumo amplíe aún más las restricciones, la CEOE recuerda que "las solicitudes para que los locales privados de juego estén sometidos a una planificación, que procure que existan distancias mínimas entre diferentes salas y respecto a centros escolares, son cada vez más frecuentes" y que "14 de las 17 Comunidades Autónomas ya contemplan medidas que establecen planificaciones de este tipo".

Las empresas privadas se escudan en el posicionamiento del sector público en el juego para defender su actividad y exigen que "el tratamiento jurídico y las consideraciones que se dirigen por parte de los poderes públicos hacia los empresarios del juego presencial privado no deberían variar respecto de las que se hiciesen hacia el juego público".

Tanto el juego online como las casas de apuestas proliferaron en España en los últimos años. El número de apostadores en internet aumentó un 79% entre 2014 y 2018,
el gasto medio de cada uno de ellos prácticamente se duplicó en este lustro: de 243 euros a EUR449.

Un Freno Al Ministro

Entre las medidas del acuerdo de Gobierno Sánchez-Iglesias, el cierre de las casas de apuestas fue uno de los anuncios que generó mayor polémica. El PSOE recomienda prudencia con este asunto al nuevo ministro de Consumo, Alberto Garzón.

El documento programático recogió algunas novedades importantes como el compromiso de que las casas de apuestas no podrán abrir sus puertas antes de las 22:00; una medida pionera, puesto que en la actualidad muchos de estos locales permanecen abiertos por el día más de 12 horas.

En el preacuerdo, PSOE y Podemos apuntaban a la necesidad de "controlar la extensión" de estos locales, que permiten juego online. El acuerdo definitivo va más allá al impedir que puedan abrir fuera del horario nocturno y se compromete también a "limitar su proximidad a centros escolares", de acuerdo con las autonomías.

Meses atrás Unidas Podemos se comprometió a que el 90% de estos establecimientos habrán cerrado en dos años, pero el programa socialista tan sólo mencionaba la necesidad de regular la publicidad, de forma similar a los productos del tabaco.

De acuerdo al medio El Confidencial Digital fuentes próximas al Gobierno indicaron que el PSOE reclama al ministro de Consumo, Alberto Garzón, quien ha hecho suyo el compromiso de Unidas Podemos de cerrar en dos años el 90% de las casas de apuestas, que no haga "promesas imposibles". Le advierten que debe abandonar desde el Gobierno el anuncio de medidas populistas, difícilmente realizables.

Se tiene en cuenta que el lanzamiento de propuestas prácticamente imposibles de cumplir resta credibilidad al proyecto y frustra las expectativas de la gente. Es uno de los errores que, consideran, el nuevo Gobierno de coalición no se puede permitir. Por lo tanto, el PSOE recuerda a Garzón que desde el Ministerio de Consumo tendrá capacidad de limitar la publicidad y retrasar la apertura a las 22:00, pero no de imponer por ley los cierres de locales. Concluyen que comprometerse a plazos concretos, conscientes del margen de maniobra del que dispone, es "una apuesta más que arriesgada".


 

 

Fuente:www.eldiario.es y www.elconfidencialdigital.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner