Empresa Catalana Fija Sede Para Su Casino Online En Ceuta

La empresa catalana Grup Peralada, propietaria del Gran Casino de Barcelona, acaba de estrenar sede en Ceuta para su filial de juego online, tras duplicar su facturación en dos años y con el fin de aprovechar las ventajas fiscales que ofrece esa ciudad autónoma española.

La firma de la familia Suqué Mateu, Casino Barcelona Interactivo SA, acaba de fijar un nuevo domicilio en Ceuta, territorio al que se trasladó el año pasado desde Barcelona.

Lo ha hecho tras registrar en 2018 una facturación de 4,12 millones de euros, lo que supone un 24% más que en 2017 y que duplica los 1,67 millones de 2016, según la información que ha remitido recientemente al Registro mercantil. Pese al aumento de ventas, Casino Barcelona Interactivo registró unas pérdidas de algo más de 463.000 euros. Nunca ha declarado beneficios desde su constitución en 2011.

La filial, con unos 10 empleados, dispone de licencia de operador de la Dirección General del Juego desde junio de 2012.

La firma está adherida a la Asociación Española del Juego Digital (Jdigital), que reúne a grupos como betway, bet365, Codere, Luckia o Sportium, y que el pasado jueves expresó su rechazo a la prohibición "total o de facto" de la publicidad del juego online, tras avanzar el Ministerio de Consumo que prepara un decreto para limitarla solo a la franja de 1 a 5 de
la madrugada.

A través del Grup Peralada, la familia de la alta burguesía catalana, controla casinos en Catalunya y Latinoamérica, hoteles, bodegas y la marca automovilística Hispano Suiza. Desde el verano, se especula con su entrada en el capital del fabricante de ropa deportiva Kelme.

Con su traslado a Ceuta, su empresa de juego online ha emulado a otros grupos del sector que también han radicado filiales en esta ciudad autónoma o en Melilla, como Codere, Recreativos Franco, Luckia, Orenes o la británica Playtech.

Con la reforma legal que aprobó en 2018 el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a las bonificaciones fiscales propias de las dos ciudades autónomas (60% de la cuota del IRPF, 75% al impuesto sobre el patrimonio, 50% en el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, o el 50% en los impuestos locales comunes) se añadió una específica para los operadores de juego online, al rebajarse del 20% al 10% del impuesto sobre los ingresos netos.


 

 

Fuente:www.eldiario.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner