Proyecto Millonario De La Nación Mohawk De Canadá

La nación Mohawk, una de las tribus indígenas más emblemáticas de Canadá y Estados Unidos, está proyectando la construcción de un casino, en el condado canadiense de Kahnawà:ke que podría generar unos 78 millones de dólares de ingresos brutos en su primer año, según un estudio de mercado sobre el emprendimiento tentativo. El proyecto, que contará con cerca de 1000 máquinas tragamonedas, 35 mesas de juego y un restaurante, tendría ventajas competitivas sobre el Casino de Montreal, según reza un informe encargado por el Consejo Mohawk.

El complejo está proyectado sobre un predio de 20 hectáreas, ubicado sobre el margen norte de una de las más importantes autopistas de la región y la cual es una de las mayores vías comerciales. Los responsables del futuro casino están convencidos que para la finalización del proyecto en 2015, miles de vehículos transitarán por esa autovía.

La nación Mohawk fue conocida mundialmente en 1990 cuando estalló uno de los episodios más emblemáticos de las reivindicaciones indígenas, la crisis de Oka, un conflicto que enfrentó a los Mohawk con las autoridades de la ciudad, que querían extender un campo de golf a estos territorios sagrados con los consiguientes beneficios económicos que les reportaría.

La confrontación se extendió durante 78 días y movilizó no sólo a los Mohawk sino que concitó el apoyo de otras naciones amerindias de Canadá y Estados Unidos.

Ahora los Mohawk del condado canadiense de Kahnawà:ke, proyectan construír un casino y  están diseñando diferentes estrategias comerciales para atraer mayor cantidad de jugadores. Por ejemplo, ofrecer tragos gratis. Sin embargo, en Canadá existen leyes que prohíben que los operadores de casinos expendan bebidas alcohólicas, las cuales están permitidas en sólo en bares y restaurantes.

El nuevo casino se podría convertir en la competencia del casino de Montreal que está ubicado en Île Notre-Dame, una isla artificial creada en 1965 a partir de la tierra proveniente de las excavaciones del subterráneo y que  tiene como principal acceso el Puente de la Concordia, lo que muchas veces complica la entrada de los concurrentes al salón de juegos.

Por su parte Marie-Claude Rivest, portavoz de la Lotería de Quebec, dijo que cualquier casino en Kahnawà:ke es ilegal, sin embargo una serie de salones de póker y operadores de bingo están trabajando desde hace varios años sin ninguna interferencia visible de las autoridades.

El condado de Kahnawà:ke, que tiene una propia comisión de juego, también es la base de una empresa que fue pionera
en la organización de los juegos de azar en línea en todo el mundo, por lo que recibió la atención de buena parte de los operadores de esta industria.

Cabe señalar que el Consejo Mohawk recientemente contrató al Total Innovation Group de Colorado, para llevar a cabo los estudios formales de factibilidad y de impacto a partir de la propuesta del casino.  

A pesar de que el la instalación del casino fue rechazada dos veces mediantes referendos comunitarios en la nación Mohawk, la propuesta actual se diferencia de las anteriores ya que propone que las ganancias sean participativas con cada miembro de la comunidad.

Los cinco principios rectores de la propuesta del casino Kahnawà:ke son que la comunidad Mohawk sea la principal beneficiaria del proyecto; las tierras que no estén previstas para el uso residencial serán consideradas para el uso comunitario; los miembros de la comunidad recibirán parte de los dividendos; se tomarán medidas de forma inmediata para direccionar los impactos sociales que puedan generar los efectos del juego y se formará una comisión independiente para la gestión de las ganancias del juego. Los organizadores estiman que un tesoro comunal podrá controlar mejor el flujo del dinero, para que éste llegue a los destinos señalados.

Todo señala que la propuesta será aprobada y que el casino estará en pleno funcionamiento en 2015. Los responsables esperan que en su quinto año de funcionamiento el salón de juegos obtenga ingresos por unos 171 millones de dólares, según se explica el informe.

Sin embargo, el reporte puede ser considerado muy optimista ya que en él no se incluyen el costo de los equipos, los gastos de financiación ni las tasas impositivas. También, el informe olvidó considerar la cuota de responsabilidad social, la cual equivale al dos por ciento de los ingresos del casino y que se utiliza para tratar problemas de adicción a los juegos de azar.

 


 

 


 
Banner
Banner
Banner