Las Vegas Sufre Una Situación Nunca Vista

Espectáculos y conciertos cancelados, clubes diurnos y nocturnos cerrados hasta nuevo aviso, restaurantes que no abren, casinos con poca actividad y trabajadores despedidos, son los signos que enfrenta la ciudad de Las Vegas desde que el presidente Donald Trump anunció la emergencia nacional ante la propagación del coronavirus.

Durante semanas, a medida que el coronavirus se extendió por todo el mundo, el ritmo diario de la capital estadounidense del juego se había mantenido relativamente normal.

Pero la pandemia ahora está aplastando la capacidad de la ciudad de Nevada para satisfacer los deseos y las tentaciones de los más de 42 millones de personas que atrae anualmente.

El virus es la crisis más grave que enfrenta Sin City desde los ataques del 11 de septiembre, lo que condujo a una caída en los ingresos del juego. El segundo gran desafío se produjo en la recesión de 2008, que vio caer nuevamente los ingresos del juego, según la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas.

En los últimos días, el primer presagio de cambio en una comunidad con una industria de juego anual de U$S 6.600 millones fue el cierre de sus buffets de todo lo que se pueda comer.

Luego, como dominó, se cancelaron clubes nocturnos, restaurantes y conciertos. Incluso los famosos espectáculos del Cirque du Soleil, como Michael Jackson ONE en Mandalay Bay, KA en MGM Grand y Mystere en Treasure Island, fueron suspendidos.

Caesars Entertainment cerró spas, gimnasios y restaurantes al menos hasta finales de marzo. Y el domingo, Wynn Resorts y MGM Resorts International fueron un paso más allá, cerrando por completo.

MGM Resorts International dijo que suspendería las operaciones a partir del martes hasta nuevo aviso.

Wynn Resorts dijo que tiene la intención de pagar a todos los empleados de Wynn y Encore a tiempo completo durante el cierre, para comenzar el martes y las últimas dos semanas.

Las convenciones también se cancelaron o se pospusieron.

Los cierres se produjeron después de que el Distrito de Salud del Sur de Nevada anunciara el viernes que 9 personas más habían dado positivo por el coronavirus, lo que
eleva el número total de personas que contrajeron el virus mortal en el Condado de Clark a 14.

A nivel estatal, el número total de pruebas positivas reportadas por las autoridades es de 20.

Rachel Tapp, nativa de Las Vegas, a última hora de la noche del sábado, cuando estaba esperando para atender a los clientes en su bar, había llegado a aceptar el hecho de que iba a ser una noche lenta y con pocos parroquianos.

En esa noche, con el inminente torneo de baloncesto de la NCAA y tantos otros eventos y oportunidades de apuestas cancelados o pospuestos, solo unos pocos clientes se acercaron.

"Generalmente está lleno los sábados. Especialmente esta vez el año pasado considerando cómo es la locura de marzo y en la época del día de San Patricio", dijo."Me preocupa que me despidan. Mi papá, que trabaja en el buffet Aria, ya ha sido despedido. Nunca he visto a Las Vegas así ".

Cyprian Uba, un taxista de 62 años que se mudó de Nigeria a Las Vegas hace 10 años, dijo que esperó más de tres horas en el aeropuerto el sábado antes de finalmente recoger a un pasajero.

"Nunca ha sido así antes", dijo. "El tráfico es super ligero. Ni siquiera fue así durante la recesión".

Raúl Cortés, un cirujano plástico de 45 años de Miami que planeó asistir a una convención del sector de la salud, dijo que trató de minimizar el contacto físico con los demás, manteniendo una distancia y pasando más tiempo en su habitación de hotel.

"Nunca vi a un grupo de médicos lavarse las manos tantas veces como lo hice en esta conferencia", afirmó.

Si bien Cortés no notó un cambio palpable en la energía de la ciudad durante su viaje de cuatro días, dijo que pudo obtener tarifas de hotel baratas en el último minuto.

"Me las arreglé para reservar un hotel de última hora en el París por U$S 500, que normalmente habría sido U$S 1.000", dijo.


 

 

Fuente:www.latimes.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner