De esta forma Madrid, al igual que la mayoría de las comunidades autónomas españolas, buscan paliar la crisis que enfrenta el sector del juego, con medidas tributarias especiales frente a la caída de ingresos de esa industria.

En Aragón se amplió la presentación y pago de tributos por un mes, mientras que en Navarra se suspendieron los pagos de impuestos hasta el 30 de mayo.

De igual forma, en Asturias se interrumpieron los plazos para la tramitación de los tributos sobre el juego; y en Andalucía
se determinó una bonificación del 50% para las máquinas de juego.

En Cantabria se amplió el término para la presentación de declaraciones y autoliquidaciones de los impuestos del juego por un mes, y Extremadura dispuso la bonificiación de la tasa fiscal de las máquinas.

Ceuta dispuso el fraccionamiento y aplazamiento del IPSI hasta el 30 de mayo, en tanto que Melilla rsolvió la suspensión de los pagos tributarios hasta la finalización de la crisis.

Por su parte, el Gobierno murciano aplazó hasta el 20 de junio el pago fraccionado de los impuestos del juego.

La Comunidad catalana asimismo suspendió la presentación y pago de las autoliquidaciones del 1er. Trimestre de la tasa de juego de las máquinas tipo B; mientras que la Comunidad Valenciana está trabajando en una regulación que amplia los plazos de pago de los impuestos.