Alertan Sobre El Incremento De La Ludopatía Juvenil Por El Aislamiento

Desde que se decretó el Estado de Alarma en España y el confinamiento de la población a causa de la pandemia del coronavirus Covid-19, los psicólogos detectaron un incremento de personas que se volcaron al juego online. En muchos casos, la situación derivó en un aumento del uso de los videojuegos, pero también de otros juegos online con mayor riesgo de caer en adicción y ludopatía juvenil, como el póker online y las tragamonedas.

Desde el sector del juego online no dan cifras oficiales por el momento, y únicamente resaltan que el sector se ha hundido al suspenderse las competiciones deportivas (Ligas de fútbol, Champions League...) y por extensión las apuestas.

Desde la Asociación Española del Juego Digital (JDigital) aseguran al medio 20minutos.es que "la crisis del coronavirus ha generado una situación de excepcionalidad en el sector. La facturación de los operadores de juego online ha colapsado como consecuencia de la cancelación de prácticamente todas las competiciones deportivas a nivel internacional, ya que las apuestas deportivas representan más del 50% del volumen de negocio del juego online en nuestro país".

No obstante, es precisamente el porcentaje restante, el que representan el póker online y las tragamonedas online, el que está creciendo mucho durante el confinamiento según confirman jugadores habituales y están detectando psicólogos y expertos en ludopatías juveniles (en estos casos por consultas de los padres).

Diversos psicólogos y expertos consultados alertan de los trastornos que pueden provocar la adicción al juego online.

La doctora María Sánchez, e-Health Medical Manager en Cigna España, advierte: "La ludopatía en los jóvenes puede llegar a afectar al desarrollo de su cerebro, a la gestión de las emociones y al sistema de refuerzo conductual, es decir, cuanto más se repite los impulsos generados por este tipo de juegos la conducta del joven se ve afectada porque tiene una necesidad más perpetua de seguir apostando, de forma que puede llegar a formarse un hábito rutinario".

En ese sentido, la facultativa indica que sería "un factor desencadenante de patologías mentales más severas como la depresión". "Esto se debe -agrega- a que en edades tan tempranas la percepción del riesgo es menor, por lo tanto, no existe una evidencia alarmista del daño que puede llegar a causarles hasta que no pasa mucho tiempo, y el problema ya ha desembocado en una adicción".

"La adicción comienza gradualmente con un sentimiento de necesidad a jugar. En los casos más graves, esta situación puede desembocar en un conducta pasivo-agresiva, problemas de relación social, pudiendo llegar a ansiedad o depresión", indica.

Además, según la doctora, "si las apuestas se realizan de forma online mediante un App en el teléfono personal, estos jóvenes están expuestos a padecer patologías del sueño". "La falta de descanso en esta franja tan temprana de edad puede ser peligroso dado que el cerebro se encuentra todavía en fase de neurodesarrollo y maduración del sistema nervioso central", alerta.

Susanna Petri, del Institut Barcelona de Psicología y
miembro de Top Doctors, advierte que, debido al confinamiento, "ahora se consiente todo más". "Es así que desaparece hasta el mínimo escrúpulo a usar y abusar de la red, y hace que sea mucho más fácil y menos controlado el acceso al juego online. En respuesta a esto, aumenta la oferta, se crea el hábito, y se podría llegar a la adicción", afirma.

"El póker online, y en general todos los juegos en los que existe una apuesta virtual, ofrece la doble posibilidad de "usar nuestro dinero", sin ni siquiera salir de casa, y hasta de multiplicarlo (idealmente, por supuesto). Y la adicción es el producto de la respuesta compulsiva a estas necesidades y por desdibujarse los limites externos", explica la especialista en Psicología Clínica.

El psicólogo Gabriel Pozuelo sostiene que "el joven tiene asociado el juego con la diversión. Si además se le promete recompensa económica, el riesgo es aun mayor". Al respecto, advierte del riesgo de que derive en una adicción: "La vida cotidiana se ve afectada, la conducta del juego aumenta, hay factores de riesgo económicos, la persona no podrá dejar de jugar y siempre pensará que puede recuperarse o parar cuando quiera., que controla... Es una falsa sensación de seguridad".

Petri asegura que el perfil mayoritario son mayores de edad, hombres de entre 18 y 30 años. No obstante, también detectan casos de menores: "Los usuarios menores de edad no son la mayoría, pero sí los hay, y sobre todo, lo que representa el real peligro, no hay suficientes medidas para contener el acceso de menores de edad a la creación de una cuenta de póker online", alerta.

Pozuelo coincide en que "generalmente son jóvenes de entre 18 a 35 años, que ven en el juego una manera de ganar dinero". No obstante, asegura que en su centro han visto "jóvenes de hasta 15 años. Se venden cuentas online ya configuradas con DNI".

En muchos casos, los padres detectan comportamientos que consideran nocivos para sus hijos pero no saben cómo afrontarlos. Los psicólogos coinciden en que puede haber falta de comunicación familiar y recomiendan reforzar estas relaciones y motivar al joven para que realice otras actividades que puedan gustarle y no sean nocivas.

"Si este tipo de apuestas se realizan mediante aplicaciones la mejor opción es negociar el uso de conexión con el dispositivo y, en casos más extremos, recurrir a terapias psicológicas", indica la doctora Sánchez.

Petri afirma que "la posibilidad de contener el problema depende principalmente de la presencia y la capacidad de las familias de supervisar a los hijos, y responder adecuadamente, en la medida de lo posible, a sus necesidades no sólo prácticas, sino también afectivas y a su demanda de atención cuando corresponde".


 

 

Fuente:www.20minutos.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner