Socios Fundadores De Codere Logran Un Avance Contra Los Fondos

Se conoció un nuevo capítulo en la batalla entre los fondos que controlan más del 40% del capital de la empresa Codere y la familia fundadora, los hermanos Martínez Sampedro. La Corte de Apelaciones del segundo distrito de Estados Unidos ratificó recientemente la decisión anterior de la Corte de Connecticut de impedir una investigación sobre los socios fundadores, requerida por el fondo Silverpoint (con el 21,8% de Codere) y los ejecutivos impuestos por los fondos en la compañía, el presidente Norman Sorensen y el consejero David Reganato.

El hecho ocurre mientras Codere, con sus salas de juego afectadas por el impacto del coronavirus, trata de lograr financiación de cien millones de euros y evitar ejecuciones de garantías si no consigue pagar próximamente a los bonistas.

Los hermanos José Antonio y Luis Javier Martínez Sampedro, expresidente y exvicepresidente de la multinacional española, fueron apartados de sus antiguos cargos entre finales de 2017 y principios de 2018 por los fondos que son los principales accionistas del grupo de juego (Silverpoint, Prudential, Abrams).

A finales de 2018 iniciaron en Estados Unidos un proceso prejudicial, Discovery, que obliga a los fondos estadounidenses a entregar todo tipo de comunicaciones.

La familia fundadora pretende emplear esas pruebas, correos electrónicos entre los fondos, para demostrar que estos ejercen un control de hecho sobre la compañía sin haber lanzado una OPA. La norma establece que si hay control de una cotizada entre accionistas que superan el 30% del capital, estos están obligados a lanzar una oferta por el 100%.

Los fondos estadounidenses respondieron al Discovery de los Martínez Sampedro requiriendo al tribunal de Connecticut un Discovery recíproco contra los hermanos españoles. Hace unos meses el juzgado de distrito lo denegó, y ahora la corte de apelaciones confirma que los fondos no tienen derecho a pedir dicha medida.

La batalla entre los fondos y los Martínez Sampedro en terreno estadounidense está a punto de pasar a otro estadio.

Los hermanos Martínez Sampedro, que todavía controlan un 14% del capital de la empresa, ya lograron de la justicia estadounidense la entrega de buena parte de comunicaciones mantenidas por los fondos.

El pasado mes de septiembre entregaron a la Comisión
Nacional del Mercado de Valores esa prueba documental, que en su opinión acreditan la concertación de los fondos en el control que de hecho ejercen sobre la empresa (Silverpoint y Prudential poseen entre los dos más del 40% del capital).

Pero requirieron el acceso a más correos electrónicos y pruebas documentales. De momento la Justicia estadounidense aceptó buena parte de esa solicitud, pero los fondos apelaron dicha decisión.

Sin embargo, en los próximos días previsiblemente se de acceso a los fundadores de Codere a nuevas pruebas documentales, que podrían profundizar en la demostración de esa presunta concertación entre los fondos. Y también presionaría a la CNMV a tomar una decisión tan drástica como la de obligar a los inversores estadounidenses a lanzar una OPA.

Codere anunció el pasado 27 de abril el aplazamiento durante un mes de la fecha de pago del cupón de unos bonos de 500 millones de euros y de 300 millones de dólares (277 millones de euros).

En un comunicado enviado a la CNMV, la compañía informó también que está buscando opciones de financiación para incrementar en 100 millones de euros su liquidez. El grupo, que asegura disponer ahora de 130 millones de euros de liquidez, señaló que prevé volver a operar en la mayoría de sus mercados a mediados de junio.

El panorama que dibuja la agencia de calificación S&P sobre el futuro próximo de Codere es sombrío. La agencia advierte en un reciente informe, al que ha tenido acceso este diario, que si la recuperación del negocio de la empresa es más lento que el esperado, la empresa se quedaría sin efectivo entre los próximos meses de julio y agosto.

En opinión de S&P, el riesgo de que Codere incumpla sus obligaciones financieras durante los próximos doce meses ha aumentado por el impacto de la covid-19.


 

 

Fuente:www.vozpopuli.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner