Bingos Españoles Reclaman Baja De Impuestos

Los establecimientos de Bingo en España están sufriendo pérdidas de asistencia y recaudación de entre el 50% y el 60%, dependiendo de la comunidad autonóma. En Madrid concretamente alcanza el 60%. Esto se suma a las pérdidas que ya sufrían los bingos en los últimos años.

Se cerraron el 30% de los establecimientos durante la útlima década, por diversos motivos como la crisis económica o la ley del tabaco. La pandemia del coronavirus supuso un duro golpe para este sector que ya registraba problemas.

Según CEJ Bingo, en España se censaron 323 salas en 2019 frente a las 405 que permanecían abiertas en 2010 y al casi millar en 1992. Actualmente solo en Madrid hay 44, con 1.800 personas que trabajan de manera directa y algunos más de forma indirecta. De media unos 40 trabajadores perderían su empleo por cada sala que cerrase.

Uno de los principales problemas que provocan estas perdidas en el sector es que la edad media de los clientes habituales del bingo es de más de 60 años, que son precisamente uno de los colectivos más vulnerables y afectados por el Covid-19.

Además, jugar en grupo y en compañía es una característica fundamental del bingo que entra en contradicción con la distancia social. Es un juego que, según una encuesta elaborada por GAD3, el 56% de los españoles considera que forma parte de la cultura española.

Fernando Henar, presidente de la asociación Cej Bingo, explicó la petición del sector de bajar las tasas: "Necesitamos adecuar la carga fiscal del bingo. Situada en una media de tipos del 35% de los ingresos brutos (WIN) es la más alta de todos los juegos de índole privada, con comunidades autónomas que llegan hasta el 50%, como Cataluña o Galicia. Estos tipos dificultan la sostenibilidad del sector, ya que en un juego mutual, como es el del Bingo, es fundamental un alto nivel de devolución en premios y con estos tipos es imposible adecuarlo".

"En este sentido, y hasta que normativamente pudiera solucionarse, hemos pedido en la mayoría de las
comunidades autónomas ayudas para derivar el 50% de las tasas a premios hasta final de año" agregó. Es decir, el objetivo es reducir el pago de impuestos para aumentar el dinero del premio y así atraer a un mayor número de jugadores. No se contempla reducir el precio del cartón porque viene reglamentado y es más difícil de mover.

En precio del cartón de bingo vienen incluidas una serie de tasas: margen empresarial, el premio, impuesto, entre otros. El cartón paga una tasa directa a la administración, que según la comunidad autónoma puede ser de entre un 15% y un 35% según Cej Bingo. Es precisamente esta tasa la que se está pidiendo a cada comunidad que se rebaje. La regulación del juego depende de cada comunidad autónoma por lo que en cada caso deberá negociarse dicha bajada.

José Luís Merino, secretario general de Aseju, lamenta el abandono de la Comunidad de Madrid. "Ningún partido político de la asamblea de Madrid considera a los bingos culpables de ninguna alarma social. Sin embargo, la comunidad de Madrid, a pesar de nuestras propuestas, aún no ha adoptado las decisiones necesarias para salvar las empresas y a los trabajadores de este subsector".

Los bingos adaptaron los establecimientos a las medidas de higiene y seguridad necesarias previstas en la Orden 668/2020, de 19 de junio, para que los clientes puedan disfrutar del juego con de forma segura y responsable. Entre las medidas destaca la distancia de seguridad de 1.5 metros, mascarillas, geles hidroalcohólicos, aforos limitados al 60%, separación /o mamparas entre las máquinas de juego, limpieza y desinfección de todo el material utilizado durante el juego por cliente. Muchos establecimientos que adaptaron sus locales colocaron un cartel de "FREE COVID".


 

 

Fuente:www.elconfidencialdigital.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner