Si bien el juego ilegal se redujo significativamente en las zonas rurales, la policía observó un aumento significativo en los grandes centros urbanos. Finanzpolizei emitió más de 13 millones de euros en multas solo en Viena, pero también registró un aumento en la actividad de juego ilegal en Linz, con recientes redadas que confiscaron 38 máquinas de juego en la región, incluidas 20 de un restaurante que la policía inspeccionó siete veces en diversas oportunidades.

El ministro de Finanzas de Austria, Gernot Blümel, elogió a las autoridades por la reducción del juego ilegal en las zonas rurales. “Felicito a los colegas de la policía financiera por estos notables éxitos. El juego ilegal ahora se concentra en las áreas metropolitanas y, gracias al excelente trabajo de la policía financiera, ya no está activo en todo el país”.

Blümel también pidió la creación de un regulador de juego independiente, una medida que hará que se elimine la responsabilidad regulatoria de la Tesorería.

Esta intervención tuvo lugar después de que la asociación comercial de juegos de azar de Austria, pidiera el fin del monopolio de Casinos Austria, tras las acusaciones de corrupción relacionadas con el nombramiento de Peter Sidlo como CFO accionista de la firma Novomatic. Desde entonces, Novomatic vendió su participación comercial al gigante checo de juegos Sazka Group.