Peligra El Apoyo De Adelson A La Reelección De Trump

El magnate estadounidense de los casinos Sheldon Adelson, -propietario de Las Vegas Sands y principal contribuyente económico del Partido Republicano-, recibió un "tirón de orejas" por parte del presidente Donald Trump, que lo acusó de no gastar suficiente dinero en su campaña electoral.

Trump se conectó por teléfono la semana pasada con Adelson (quizás la única persona en el partido que puede firmar un cheque de nueve cifras para ayudar a su reelección), pero la llamada inesperadamente se volvió polémica.

El empresario de 87 años, que posee casinos en Estados Unidos, Macao y Singapur, se acercó a Trump para hablar sobre el proyecto de ley de alivio del coronavirus y la economía. Pero luego Trump llevó la conversación a la campaña y confrontó a Adelson sobre por qué no estaba haciendo más para reforzar su reelección, según tres personas con conocimiento directo de la llamada, informó el medio Politico.com.

Una de las personas dijo que era evidente que el presidente no tenía idea de cuánto le había ayudado Adelson, quien donó decenas de millones de dólares a favor de Trump a lo largo de los años.

Cuando la noticia de la llamada circuló después, los funcionarios del Partido Republicano se alarmaron de que el presidente se hubiera enfrentado a uno de sus mayores benefactores en un momento precario de su campaña. Se apresuraron a arreglar las cosas con él, pero es posible que el daño ya esté hecho, y el octogenario empresario retire su ayuda.

En tanto, los aliados de Adelson dicen que no está claro si el episodio disuadirá al magnate de Las Vegas -considerado durante mucho tiempo como un eje financiero para la reelección de Trump-, de ayudar al presidente en la recta final.

Un portavoz de la Casa Blanca declinó hacer comentarios respecto al incidente.

El presidente necesita el dinero. Con menos de tres meses
para las elecciones, está abrumado por una avalancha de gastos del liberal PAC (Political Action Committee-Comité de Acción Política) que su partido no logró igualar. Desde esta primavera, los grupos externos que apoyan a Joe Biden gastaron más que sus contrapartes pro-Trump casi 3 a 1, una afluencia que ayudó a borrar la ventaja financiera de larga data del presidente.

Ahora, los líderes republicanos están pidiendo ayuda a los multimillonarios. Los asesores de Trump están suspirando por la formación de nuevos grupos externos, y la Casa Blanca está cada vez más ansiosa por ver qué hará Adelson, que ha invertido cientos de millones de dólares en los súper PAC republicanos durante la última década.

Adelson, cuyo patrimonio asciende a 30.000 millones de dólares, donó varias decenas de millones de dólares a Trump en los últimos años y se espera que contribuya con más de 100 millones para su reelección en 2020. El periódico The Guardian reportó a principios de este año, citando fuentes, que el magnate podría gastar hasta 200 millones dólares.

"Es importante que se haga saber a los donantes que necesitamos los súper PAC y que ellos se pongan al día", dijo el presidente del Club para el Crecimiento, David McIntosh, cuyo grupo está listo para lanzar una campaña televisiva de U$S 5 millones la próxima semana. "No ha habido urgencia en el lado del super PAC. Pero ahora vemos que tú también tienes que encargarte de eso".

No se espera que la avalancha de gastos de la izquierda termine pronto. Los grupos pro-Biden reservaron más de U$S 70 millones en espacios de televisión desde ahora hasta las elecciones, mientras que los grupos aliados de Trump reservaron solo U$S 42 millones, según la firma de seguimiento de medios Advertising Analytics.


 

 

Fuente:www.politico.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner