Cambio De Reglas Para El Mercado Online Griego

A principios de este año, Grecia presentó su marco normativo actualizado para el iGaming a la Comisión Europea (CE), con el fin de obtener el sello de aprobación de esta última. Esas medidas recibieron el beneplácito de la comisión y la industria del juego online del país se puso en marcha. Ha habido un interés sustancial por parte de los operadores por involucrarse en el mercado griego, pero los cambios que se están realizando en el segmento de las máquinas tragamonedas ciertamente no los harán felices. Grecia está siguiendo los pasos del Reino Unido y un pequeño puñado de otros países y obstaculizará gravemente muchas de las actividades de iGaming.

De acuerdo con las nuevas reglas de juego de Grecia, que se acaban de publicar a través del medio de comunicación oficial Gazette, los juegos de generador de números aleatorios digitales (RNG) están siendo revisados. En el futuro, las tragamonedas en línea deberán implementar un límite de apuesta de 2 euros, un tiempo de espera entre giros de al menos tres segundos, y evitar que se promocionen en cualquier otro lugar que no sea el sitio del operador. Además, las ganancias de las tragamonedas están limitadas a EUR 5.000 por sesión de juego.

La regla de los tres segundos se aplicará a todos los juegos basados en RNG, excepto al póker. En general, ningún juego basado en Internet podrá ofrecer un premio de más de EUR 70.000, y todos los jugadores online deben establecer límites para los depósitos, las pérdidas y la duración del juego. Si un usuario llega a 80% de sus límites, los operadores deberán alertarlos.

Los afiliados podrán trabajar con los operadores, pero bajo un estricto control. Deben firmar acuerdos con los operadores que cubren aspectos como el método de cálculo de las tarifas y cómo se pagan, y el operador debe informar al regulador de juegos de Grecia, la Comisión Helénica del
Juego, de cualquier acuerdo de afiliación.

Se permitirá la publicidad en redes sociales; sin embargo, como todo lo demás, solo con controles estrictos. Los operadores tendrán que poder dirigirse solo a aquellos que tienen más de 21 años, algo que no es fácil de hacer cuando las plataformas de redes sociales como Facebook y Twitter permiten que todos se registren sin verificación de identidad, y ninguna publicidad puede ofrecer un "sentirse bien" por el juego. Esto significa no promover una "imagen positiva", que muestre cómo los ingresos del juego van al país a través de impuestos, o que muestre "declaraciones infundadas sobre las posibilidades de ganar". También se evita que el operador insinúe que la habilidad en un juego en particular mejorará las probabilidades de ganar.

En el caso de los juegos de azar deportivos, los operadores pueden abrir la puerta a apuestas tanto en organizaciones deportivas establecidas y reales como en deportes virtuales. Sin embargo, los jugadores deberán moderar la cantidad que apuestan, ya que el pago máximo por apuesta tiene un límite de 500.000 euros.

Para una licencia de juego en línea, el costo es de 3 millones de euros, con una validez por siete años.


 

 

Fuente:calvinayre.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner