Una Sentencia Que Marca El Final De La Causa Black Friday

El fundador del coloso del juego online PokerStars, Isai Scheinberg, fue sentenciado por el juez Lewis A. Kaplan a tiempo cumplido por sus delitos relacionados con el juego ilegal y a pagar una multa de 30.000 dólares. Junto con su hijo Mark vendió la empresa en 2014 por 4.900 millones de dólares.

Scheinberg fundó PokerStars en 2001 con su hijo, Mark, yfue una de las 11 personas y cuatro compañías de póker en línea acusadas de cargos de juego ilegal, conspiración para cometer fraude bancario, lavado de dinero, y otros, en la causa que se conoció mundialemte como Black Friday.

Tras su entrega a las autoridades federales el año pasado, Scheinberg es el último de los 11 acusados del Black Friday en recibir su sentencia. Se declaró culpable en marzo de un cargo de operar un negocio ilegal de apuestas, que podría haberlo llevado a prisión durante 12 a 18 meses. Sin embargo, el gobierno recomendó una sentencia menor debido a factores atenuantes.

"Me complace que el juez Kaplan haya decidido hoy no imponer una pena de prisión en mi caso", dijo Scheinberg en un comunicado remitido al portal Online Poker Report.

"PokerStars jugó un papel importante en la creación de la industria del póker online regulada a nivel mundial de hoy, al llevar un negocio honesto y transparente que siempre trataba a sus jugadores de manera justa. Estoy particularmente orgulloso de que en 2011, cuando PokerStars abandonó los Estados Unidos, todos sus jugadores estadounidenses se recuperaron inmediatamente. De hecho, PokerStars reembolsó a millones de jugadores a los que se les debían fondos de otras compañías en línea que no pudieron o no reembolsaron a esos jugadores ".

El abogado de Scheinberg argumentó que se merecía una sentencia menor porque sus abogados en ese momento le informaron que las operaciones de póquer en línea no violaban la ley federal; mantuvo conversaciones en curso con los fiscales y se entregó voluntariamente a las autoridades estadounidenses; las actitudes hacia los juegos de azar en línea han cambiado en los últimos 10 años; y PokerStars asumió 304 millones de dólares de responsabilidad de Full Tilt Poker con los jugadores.

Sin embargo, los fiscales rechazaron los tres primeros argumentos.

El memorando de sentencia del gobierno sostiene que el tiempo de Scheinberg como fugitivo federal y su falta de impugnación de los cargos demuestra una comprensión de la gravedad de sus delitos. Solo se entregó cuando se hizo evidente que no podía eludir la justicia de forma indefinida. Y aunque varios estados legalizaron el póker en línea en la década desde el Black Friday, los acusados son juzgados en base a las leyes y normas vigentes en el momento del delito.

Sin embargo, la fiscal federal interina Audrey Strauss, hizo referencia al reembolso de Full Tilt Póker como parte de su
justificación para recomendar una sentencia.

"Sin embargo, a fin de cuentas, el Gobierno cree que los factores atenuantes en este caso, en particular la baja probabilidad de reincidencia del acusado, el hecho de que PokerStars separó adecuadamente los fondos de los jugadores, la necesidad de evitar disparidades injustificadas en las sentencias y las buenas acciones del acusado, justifican una sentencia. por debajo del rango de pautas estipulado".

Después de entregar su pasaporte, pagar una fianza en efectivo de U$S 1 millón y pasar nueve meses en los EE.UU., Scheinberg pronto podrá viajar libremente.

La sentencia de Scheinberg marca el final de una historia que se estuvo publicando durante casi una década. Aunque la cuasa tenía su nombre en la acusación original -Estados Unidos contra Scheinberg-, otros 10 fueron acusados al mismo tiempo. Algunos se enfrentaron a un juicio de inmediato, mientras que otros siguieron el ejemplo de Scheinberg al intentar mantenerse fuera del alcance de las autoridades estadounidenses durante un tiempo.

Raymond Bitar fue el director ejecutivo de Full Tilt Póker y el primero de los líderes de la empresa en enfrentarse a la justicia. Inicialmente permaneció fuera de Estados Unidos, pero se entregó a las autoridades después de solo 15 meses. Dijo al personal en ese momento que esto era "parte del proceso" de facilitar el trato entre PokerStars y el Departamento de Justicia para reembolsar a los ex jugadores de Full Tilt. Al igual que Scheinberg, fue condenado a tiempo cumplido, pero tuvo que perder todos sus activos, incluidas varias casas y U$S 40 millones en efectivo.

Scott Tom era copropietario de Ultimate Bet, que ya era conocido por un gran escándalo de trampas incluso antes de que ocurriera el Black Friday. Después de esconderse en Antigua durante seis años, regresó a los Estados Unidos para enfrentar sus cargos en 2017 y se declaró culpable de un solo delito menor. A diferencia de los otros propietarios, no escapó del encarcelamiento por completo, sino que recibió una sentencia simbólica de una semana de cárcel y una multa de 300.000 dólares.

Los castigos fueron generalmente más severos para los otros ocho acusados, ya que estaban directamente involucrados en el manejo de los pagos. Los que trabajaron con Ultimate Bet, Ira Rubin y Brent Beckley, recibieron los más duros, a los 3 años para Rubin y a los 14 meses para Beckley. Por otro lado, el director de pagos de Scheinberg en PokerStars, Paul Tate, salió con relativa facilidad, perdiendo U$S 119.000 y evitando cualquier tiempo en prisión.


 

 

Fuente:www.onlinepokerreport.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner