Durante los operativos efectuados el año pasado, la policía de todo el país desmanteló más de 2.260 plataformas de juego, así como alrededor de 1.960 plataformas de pago ilegales y bancos clandestinos, precisó la cartera en un comunicado publicado en su sitio web.
Como parte de la campaña, la policía logró el retorno a China desde el extranjero de más de 600 sospechosos nacionales, trabajando en colaboración con sus homólogos de naciones como Filipinas, Malasia, Myanmar y Vietnam.
Las autoridades mantendrán una fuerte postura contra el juego transfronterizo, destacó el ministerio, tras advertir a la ciudadanía sobre los riesgos de tales actos ilegales y alentarla a ofrecer información relacionada a la policía.