Cámara De Comercio De Miami Respalda Casinos, Pero Fija Condiciones

Los casinos consiguieron el apoyo del mayor grupo empresarial de la Florida, la Cámara de Comercio del Gran Miami. La entidad dio el visto bueno al proyecto argumentando que las salas de juego generarán un fuerte impulso a la economía del sur de la Florida. No obstante, la organización estableció ciertas condiciones.

La polémica de los casinos lleva meses protagonizando debates públicos en una ciudad que se encuentra en una encrucijada: seguir combatiendo la crisis y el desempleo a base de recortes de gastos o apostar por convertirse en un nuevo Las Vegas.

Los votos a favor y en contra sobre la instalación de casinos de juegos en Miami han generado fuertes contradicciones entre los hombres de negocios, el sector empresarial y la industria del entretenimiento en el Sur de Florida. Y ello se pudo constatar cuando en fecha reciente durante un foro realizado en el Miami Dade College, organizado por el Beacon Council y otras entidades locales, quienes respaldan la idea y quienes se oponen a ella expusieron sus respectivos argumentos.

Ahora, la Cámara de Comercio de Gran Miami hizo público su 'apoyo condicional' al proyecto. Según su página Web "tras una votación de su junta directiva aprobó una resolución que apoya la creación de centros de juego en el sur de la Florida, siempre que se respeten ciertas condiciones".

Dentro de los requerimientos establecidos por esta organización que desde 1907 se erige como voz de las empresas en la región, se mencionan: la necesidad de un referéndum en que se consulte la opinión de los residentes; fijar una tarifa local de impuestos al juego; que los titulares de los sitios donde se opere con licencia de juego entren en una asociación público-privada que contribuya a la mitigación del impacto social de los casinos;  que se ofrezca un trato igualitario a los casinos ya existentes en los hipódromos y canódromos, así como los frontones de jai-alai, y que a los solicitantes de las licencias se les exija al menos que la contratación de fuerza de trabajo sea al menos el 75 por ciento de procedencia local, entre otros requerimientos.

Incluso con esas condiciones, el voto de la Cámara puede representar el mayor apoyo local a la propuesta de casinos de destino turístico, que ha dividido al sector empresarial del sur de la Florida. Grupos representantes de la industria de la construcción ya han apoyado el proyecto de ley, mientras que líderes de negocios locales, como Micky Arison, presidente ejecutivo de Carnival; el magnate Norman Braman y Frank Nero, presidente del Beacon Council, se han unido para rechazar la propuesta.

Penny Shaffer, ejecutiva del sector de servicios médicos y presidenta voluntaria de la Cámara, dijo que la junta considera que el proyecto de ley sobre los casinos es una ayuda para la abrumada economía.

"Obviamente, creemos que significa creación de empleos. Creemos que generará más turismo. Creemos que tiene el potencial para generar beneficios colaterales en toda la economía", dijo Shaffer después de un almuerzo de trabajo en que la organización dio a conocer su agenda legislativa para el 2012.

Al votar a favor de los casinos, la Cámara de Comercio del Gran Miami rompió con su contraparte estatal, la Cámara de Comercio de la Florida. Respaldada por Disney, cuyos parques temáticos en Orlando enfrentarían una fuerte
competencia de los casinos en el sur de la Florida, la Cámara de Comercio estatal ha liderado la batalla contra el proyecto de ley en Tallahassee.

Algunos miembros de la cámara local se han opuesto a la resolución, pero Shaffer dijo que la votación no fue cerrada. Se esperaba que la cámara apoyara el plan de los casinos de destino turístico porque se percibió que sus líderes se inclinaban a favor y las encuestas en dos actividades de la organización mostraron que los asistentes apoyaban los casinos en su gran mayoría.

Gregory Bush, profesor de Historia de la Universidad de Miami que ayuda a organizar la oposición a los casinos, calificó de pronosticable y miope el voto de la Cámara. "Es negativo para los negocios a largo plazo", dijo Bush. "Parece que [los líderes de la Cámara] no comprenden el costo social de una ampliación tan grande de nuestra área de juegos".

El proyecto de ley tiene por fin autorizar la construcción de un máximo de tres casinos de destino turístico en el sur de la Florida. Eso exigiría no sólo un referendo en Broward o Miami-Dade, o reservar cualquier porción del impuesto del 10 por ciento a los casinos para beneficios de los gobiernos locales. También dejaría en 35 por ciento el impuesto que pagan los casinos que operan ahora en canódromos, hipódromos y frontones de jai-alai.

El más espectacular proyecto que hay sobre la mesa es del grupo malasio Genting, que planea invertir 3.000 millones de dólares en la construcción de un centro de ocio y casinos donde se levanta el edificio que alberga a los periódicos The Miami Herald y El Nuevo Herald y en sus alrededores.

Genting Group compró los terrenos en pleno centro de la ciudad por 235 millones de dólares, con la intención de crear allí el mayor casino del mundo, con 8.500 tragaperras y más espacio para mesas de juego que el que ofrecen los tres mayores casinos de Las Vegas juntos.

El complejo crearía 100.000 empleos, supondría una inversión de 3.800 millones de dólares, aportaría 600 millones de dólares anuales en impuestos y ofrecería 5.200 habitaciones de hotel, 1.000 apartamentos y 50 bares y restaurantes.

Respecto al anuncio hecho por la Cámara, el Grupo Genting dijo que la decisión "demuestra el fuerte consenso que existe entre los negocios y los líderes cívicos que reconocen los beneficios que estos proyectos traerán a nuestra comunidad".

No obstante, el casino sólo podrá construirse si Tallahassee, la capital, da su visto bueno a un proyecto de ley sobre centros de juego.

Asimismo, asociaciones religiosas y empresariales de Miami y el estado, se oponen a que la ciudad albergue el mayor casino del mundo y se impulse la construcción de otros grandes centros de juego. Los conservacionistas, por su parte reclaman a las autoridades que se conceda el estatus de valor "histórico" al edificio del Miami Herald, lo que implicaría la preservación del que en el momento de su inauguración, en 1963, fue el mayor inmueble del estado.


 

 

Fuente:www.diariolasamericas.com, noticias.lainformacion.com y www.elnuevoherald.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner