William Hill, Betfair Y Ladbrokes Contra Las Apuestas Ilegales En Los Juegos Olímpicos

Representantes de la industria de las apuestas se reunirán hoy con los organizadores de los Juegos Olímpicos de Londres para discutir maneras de evitar apuestas ilegales, que algunos funcionarios consideran como una mayor amenaza para el evento, que el dopaje.

Como se informó a principios de este mes, los organizadores olímpicos celebrarán una reunión con representantes de la industria para ultimar medidas que prevengan las apuestas ilegales en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Entre las medidas a discutir para enfrentar esta amenaza, se encuentra la creación de una zona en la Villa Olímpica que ofrecería asesoramiento a los atletas durante los Juegos.

La reunión contará con la presencia de las empresas de apuestas deportivas más importantes del mundo, como William Hill, Betfair y Ladbrokes; la comisión británica de juegos de azar, el Comité Olímpico Internacional (COI), y el Departamento de Cultura, Medios y Deporte de Gran Bretaña.

La amenaza que representan las apuestas deportivas alcanzó gran notoriedad el año pasado, cuando tres jugadores de cricket de Pakistán fueron encarcelados tras ser declarados culpables de aceptar sobornos para arreglar unos encuentros contra Inglaterra en Londres en el 2010.

"Cuando el deporte está corrompido, y las apuestas son usadas para sacar provecho de esta corrupción, se afectan por igual el deporte y la industria legítima de apuestas", dijo
el lunes el director de negocios de Ladbrokes, Mike O'Kane, quien presidirá la reunión.

A pesar de los esfuerzos de la industria de las apuestas para luchar contra los arreglos, todos los involucrados en el deporte reconocen que la principal amenaza radica en las apuestas no reguladas de Asia.

"Aunque el riesgo real se encuentra dentro de los mercados de apuestas ilegales, la industria regulada todavía tiene un papel que desempeñar en ayudar a las autoridades a comprender y combatir este problema", reconoció O'Kane, quien agregó que las compañías de apuestas reguladas tienen los sistemas para detectar y reportar actividades sospechosas.

El presidente del COI, Jacques Rogge, dijo el año pasado que las apuestas ilegales son una amenaza tan grande para la integridad del deporte como el dopaje.

Las apuestas están prohibidas para los atletas que participan en los Juegos mediante un código de ética que opera un mes antes de la apertura de la Villa Olímpica, el 16 de julio. La prohibición se aplica a otros miembros de las delegaciones, entre ellos entrenadores, oficiales y árbitros.


 

 

Fuente:es-us.deportes.yahoo.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner