Sexo, Drogas, Karaokes y Juego Ilegal

Hacía unos meses que los casinos de Torrelodones y Aranjuez venían notando una importante merma en su clientela china. No se equivocaban: varios empresarios de esta nacionalidad habían montado sus propios negocios. Se trata de dos locales de lujo en Parla y Leganés que de puertas para afuera funcionaban sólo como karaokes. Ahora, la Policía Nacional ha desbaratado estos establecimientos en los que presuntamente se movía de todo: juego ilegal, drogas, prostitución... y reyertas a tiros y navajazos.

 

La operación «Templo», llevada a cabo con éxito por el Grupo V de Extranjería y Documentación (especializado en delincuencia asiática) y la Brigada de Juegos de Azar de la Comisaría General de Policía Judicial, se ha saldado con 28 detenidos.

El pasado domingo, a la 1 de la madrugada, los agentes entraron de manera simultánea en los dos locales. Los karaokes son «El Mundo y el Cielo», situado en el kilómetro 1 de la M-418 (Parla), y «Huangma», en la calle del Rey Pastor (Leganés), cerca de Parque Sur. Pero, al franquear las entradas --controladas por porteros chinos que sólo permitían el acceso a compatriotas--, más allá de las recepciones, los investigadores, pese a estar acostumbrados a este tipo de operaciones, se quedaron sorprendidos: las estancias estaban decoradas con el más absoluto de los lujos.

El local de Parla tenía 22 reservados y el de Leganés otra veintena. En algunos de ellos cabían hasta 40 personas, precisaron fuentes del caso. Para acceder a cada estancia disponían de puertas de dos metros y medio de altura. Dentro de cada una, suelo y columnas de mármol, un cuarto de baño, enormes pantallas de plasma, moquetas, sofás por todo el perímetro de las habitaciones, una mesa de centro que hacía las veces de casino ilegal y ordenadores portátiles con altavoces para escuchar música o programar el karaoke. En ambos registros tuvo que participar la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos como «antidisturbios». Los locales estaban a pleno rendimiento cuando llegaron. Había empresarios chinos de Cobo Calleja y de todo Madrid, con 10.000 y hasta 40.000 euros en los bolsillos, en billetes de incluso 500 euros. La mayor parte del efectivo era para pagar fichas de apuestas en póquer o «mahjong», que es un antiguo juego de naipes tipo solitario. Allí se cocía casi de
todo: había gente bebiendo, apostando, drogándose, prostitutas chinas... En total, la Policía, que tuvo que entrar uniformada, identificó a 270 personas, de las que entre 70 y 80 eran meretrices. Algunos agentes que allí estuvieron calificaron aquello de «escandaloso». Tan sólo otro dato: el alquiler de uno de los reservados por cinco horas costaba 800 euros.

A tiros y cuchilladas

Las pesquisas apuntan a que cada local pertenece a varios socios. Aunque la droga y las prostitutas venían de fuera de los karaokes, los dueños sabían lo que allí se movía. Eran los puntos de reunión de la delincuencia china, desde que los dos negocios similares --aunque mucho más cutres-- por donde se movía todo este lumpen dejaron de funcionar tras sendos asesinatos. Eran los karaokes «Do, Re, Mi», ubicados en Plaza de España y Santa Eugenia, como adelantó ABC el pasado 12 de octubre.

Los que han sido objeto de la operación «Templo» venían funcionando desde hacía unos seis meses. Además de la prostitución y el juego ilegal, con partidas millonarias, en el de Parla se traficaba con ketamina, cocaína, ice (metilanfetamina) y marihuana, sustancias incautadas. Uno de los arrestados portaba una pistola Llama del calibre 38 especial.

De hecho, hace dos meses, hubo un brutal apuñalamiento, y, este mismo noviembre, una reyerta a tiros. Además de empresarios, había delincuentes chinos --ya algunos investigados-- que se reunían allí. Entre los 28 detenidos, hay siete con antecedentes por estafa, piratería, falsificación de moneda y documentación, atracos, delitos de tráfico, Extranjería y reclamaciones judiciales.

 


 

 

Fuente: Diario ABC

 

 


 
Banner
Banner
Banner