La Guerra De Multimillonarios

La batalla legal que se está disputando entre la empresa Wynn Resorts Ltd., y el empresario japonés Kazuo Okada, propietario de Aruze Usa Inc, y Universal Entertainment Corp., se está convirtiendo en uno de los mayores pleitos entre multimillonarios que se hayan visto últimamente. El magnate nipón cuestionó la donación de 135 millones de dólares de Wynn, a una fundación universitaria ligada a entes reguladores de juego de azar de Macao, por lo que se inició una acción por parte del primero para remover a Okada del Directorio y quitarle el derecho de voto como accionista.

Universal y su filial Aruze Usa solicitaron al juez "que devuelva inmediatamente los derechos" de estas compañias "como mayor accionista de Wynn Resorts para poner fin a la oferta punitiva e ilegal del CEO Stephen Wynn para consolidar su poder y quitar la voz discrepante de su directorio, Kazuo Okada".

"La propuesta de interdicto preliminar presentada ante el Juzgado Federal Distritual de Nevada -dice la empresa-, busca preservar el derecho de voto de Aruze USA, eliminado ilegalmente el pasado febrero por Wynn en complicidad con una Junta de directores para castigar y silenciar a Aruze USA".

Asimismo se presentó una demanda modificada contra el propio Wynn. Kim Sinatra, consejera general de Wynn Resorts, y los miembros del Directorio, afirman en esa demanda "que Steve Wynn ha incurrido en fraude, engaño, robo y traición para mantener el control de sus empresas de juegos de azar y que los acontecimientos engañosos tuvieron lugar ya en 2002 con el fin de perpetuar el intento deshonesto de Wynn Resorts y del Sr. Wynn de canjear acciones de Aruze USA con un gran descuento para enriquecer al Sr. Wynn y sus aliados de la junta directiva".

"Esta propuesta de interdicto preliminar y la demanda modificada intentan proteger nuestra inversión y restaurar la independencia jurídica y una gobernanza corporativa sólida en la Junta de Wynn Resorts", expresaron Universal Entertainment y Aruze USA.

"La traición de Steve Wynn a mi confianza y amistad -dijo Okada-, y la conducta inescrupulosa elucubrada para reprimir las opiniones discrepantes y difamar a las voces críticas, todo ello para mantener el control absoluto, deben ser impugnadas para proteger los intereses de todos los accionistas. Lamentablemente, no es la primera oportunidad en la que Wynn muestra su verdadera cara; ni creo que sea la última vez que utilice el mismo patrón preocupante, poniéndose a sí mismo claramente por encima de todos".

La petición sostiene que  Steve Wynn y Wynn Resorts intentaron "acabar con las discrepancias y consolidar su poder" apoyándose en una investigación defectuosa y sin fundamentos del Comité de Cumplimiento que es imprecisa, en la que se cuestiona la idoneidad de Okada para permanecer en la junta.

La junta directiva de Wynn Resorts intentó despojar a Aruze USA de sus acciones y demandó a ésta y a Okada basándose en dicha investigación considerada errónea.

Wynn Resorts también amenazó con convocar una reunión de accionistas para despedir a Okada de su cargo como director de la empresa.

"Aruze USA y Universal niegan categóricamente cualquier acto ilícito, y sostienen que ninguno de los hechos por los que han sido acusados podría suponer un peligro inminente y legítimo para las licencias de los juegos de azar de Wynn Resorts. Estos alegatos son un mero pretexto en pro de lasmedidas adoptadas para consolidar y enriquecer a Steve Wynn. De un solo golpe, el Sr. Wynn y su junta directiva actuaron para acabar con la discrepancia y consolidar su poder en Wynn Resorts al privar al mayor accionista de la compañía del derecho a voto", sostiene la petición.

Un poco de historia

En el año 2000, Okada, presidente de Universal Entertainment, a través de Aruze USA, prestó ayuda financiera a Wynn tras su destitución de MGM Grand, invirtiendo 260 millones de dólares como capital inicial para el desarrollo de la empresa que actualmente es Wynn Resorts.

En mayo, un juez de Nevada aprobó un pedido Okada para revisar los registros de Wynn Resorts y documentos relativos a una donación a una fundación universitaria ligada a los juegos de azar en Macao, otros documentos de 2000 a 2002 sobre la representación y los contactos de Wynn con funcionariosde Macao, además de documentos que explican el destino de la inversión de 120 millones de dólares que Aruze USA otorgó a Steve Wynn en 2002 para Wynn Resorts.

Las peticiones de información de Okada como director fueron rechazadas por Wynn Resorts, lo que lo forzó a acudir a la justicia y estimuló a Wynn a comenzar "una serie de pasos cada vez más punitivos destinados a restaurar y mantener su control sobre Wynn Resorts sin oposición", según se lee en la propuesta de interdicto preliminar presentada.

Por su parte, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, lanzó su propia investigación sobre la donación de Wynn Resorts a la Fundación de la Universidad de Macao.

Mientras tanto, la demanda reconvencional modificada, sostiene que Wynn, humillado por su expulsión pública de MGM Grand, basada en denuncias sobre malversación de fondos de la compañía, comenzó a diseñar una nueva sociedad y pidió ayuda a Universal Entertainment y a Okada.

En ese momento, mediante los acuerdos de contribución y con los accionistas se formalizó la relación entre las partes y sus respectivos derechos e intereses.

En septiembre de 2002, Wynn modificó unilateralmente el acta constitutiva de la empresa e incluyó una disposición que permitía el canje de valores de cualquier persona "inadecuada" según el criterio de la junta, a su discreción. Cambio que no se pudo aplicar a las acciones de Wynn Resorts previamente adquiridas por Aruze USA.

Wynn Resorts no dió a conocer su intención de aplicar la nueva disposición del acta constitutiva de Wynn Resorts a las acciones de Aruze USA, lo que impondría un "sustancial riesgo financiero a las acciones de Aruze USA en Wynn Resorts al proporcionar a la junta, bajo el control del Sr. Wynn, eventualmente el poder para canjear acciones de Aruze USA en condiciones potencialmente onerosas", según se desprende de la demanda.

De haberse dado a conocer dicha información, "Aruze USA no hubiera suscrito el acuerdo de contribución".

Antes de que la junta intentara despojar a Aruze USA de sus acciones, Wynn comunicó a ésta (a través de intermediarios), que "estaría dispuesto a comprar acciones de Aruze USA para su beneficio con un importante descuento", pero Aruze USA se negó.

Recientemente el juez ordenó que la demanda presentada a la Justicia Federal en marzo, fuese devuelta a la Corte Estatal de Nevada para su tratamiento.

Okada la había trasladado a la Corte Federal ya que entendía que era ésta, la que debía tratar el caso de la donación de los 135 millones de dólares, por tratarse de un supuesto delito de soborno que viola la ley federal de prácticas de corrupción en el extranjero (Foreign Corrupt Practices Act).


 

 


 
Banner
Banner
Banner