Gobernador Partidario De Un Nuevo Las Vegas En Florida

El gobernador Rick Scott dijo que estaba abierto a la posibilidad de permitir casinos estilo Las Vegas en la Florida, lo cual abrió el camino a los promotores de legislación a impulsarla este año y terminar tal vez con la prohibición de décadas al juego de apuestas grandes.

 

Los promotores de la legislación esperan una audiencia la próxima semana en el Senado de la Florida sobre la propuesta que podría traer ``casinos-centros turísticos'' a Miami Beach, Tampa y tal vez otras tres ubicaciones. El término se refiere a los casinos de lujo construidos en todo el mundo que incluyen entretenimiento, centros comerciales y espacio para convenciones además de mesas de ruleta y black-jack y máquinas tragamonedas.

Scott dijo el jueves que él está abierto a las propuestas aun cuando durante su campaña rechazó la expansión del juego.

``Como ustedes saben, yo dije en mi campaña que no quería que nuestros ingresos estuvieran vinculados al juego'', dijo Scott a The Miami Herald/St. Petersburg Times. ``Ya hemos aprobado el juego en el estado, así que consideraremos la posibilidad de hacerlo progresar''.

El cambio de Scott podría estar basado en su promesa de campaña de introducir cientos de miles de empleos en la precaria economía de la Florida y en una reunión que tuvo en noviembre con un ejecutivo de un gran casino.

Dos meses antes de las elecciones del 2 de noviembre, Scott voló en su avión personal a Las Vegas para una reunión en privado con Sheldon Adelson, dueño del imperio de casinos de Las Vegas Sands. Scott estaba en camino a la reunión de la Asociación de Gobernadores Republicanos en San Diego, y la única persona que lo acompañó al opulento centro de Sands fue su esposa Ann.

``Fue una reunión de presentación'', dijo Ron Reese, portavoz de Las Vegas Sands, la cual es propietaria además de casinos-centros turísticos en Macao, China y Singapur. Durante los últimos dos años, la compañía de Adelson ha estado al frente de la batalla por traer casinos-centros turísticos a la Florida. El ha dicho que está dispuesto a invertir hasta $3,000 millones en Miami.

Algunos importantes legisladores estatales están sumándose a la idea, mientras que los dueños de casinos y
pistas existentes han expresado preocupaciones sobre esos planes.

El senador estatal Dennis Jones, republicano de Seminole, presidente de la Comisión de Regulacióm de Industrias del Senado, la cual supervisa el juego, ha comenzado a esbozar un proyecto de ley que permitiría establecer cuatro o cinco casinos turísticos en la Florida y la creación de una comisión de juego para regularlos.

``Esto va a ser una transformación en la política estatal'', manifestó la senadora Ellyn Bogdanoff, republicana de FortLauderdale.

``Yo no soy partidaria de la expansión del juego, pero ya ese tren no hay quien lo pare, y lo que tenemos que hacer es aprovecharlo, crear una infraestructura para controlarlo adecuadamente y crear un modelo mejor''.

La propuesta se basa en la suposición de que el fallo de un tribunal de circuito del Condado Leon en noviembre abrió el camino para que la Legislatura autorice el uso de máquinas tragamonedas sin necesidad de una enmienda constitucional. Bogdanoff dijo, no obstante, que la Legislatura exigirá probablemente que los votantes den su aprobación a nivel local antes de que se puedan construir los casinos.

Un plan requiriría además que los propuestos casinos turísticos estén a una distancia unos de otros de al menos 75 millas, y, a cambio de la operación exclusiva en una región, los operadores del casino pagarían una tarifa única de solicitud de por lo menos $50 millones, un adelanto que ayudaría a compensar el déficit de $3,500 millones del presupuesto estatal. Otro plan exigiría a los casinos operar en competencia en una sección estilo Las Vegas.

``El concepto no es sólo crear una fuente de ingresos para el estado que podría igualar o sobrepasar la lotería'', dijo Al Cárdenas, cabildero de Miami que representa Wynn Casinos. ``Más importantes son los miles de millones que se invertirían en nuestro estado y la creación de decenas de miles de empleos permanentes con altos sueldos''.


 

 

Fuente: El Nuevo Herald

 

 


 
Banner
Banner
Banner