Proponen Casinos Pop Up

La propuesta de emplazar casinos temporales, aprovechando importantes eventos turísticos en la zona norte del Estado de Nueva Jersey, generó la oposición de algunos sectores que consideran que una medida de ese tipo opacaría la industria del juego de la ciudad de Atlantic City.

"Casino pop-up", es el ingenioso nombre que dieron a las salas de juego temporales, que se inaugurarían en 2014 en el Super Bowl (el campeonato de fútbol americano), en el complejo deportivo Meadowlands de Nueva Jersey, en los EstadosUnidos.

Tim Eustace, el asambleísta estatal del condado de Bergen, en Passaic, explicó que "como una feria, un carnaval o un festival de música que tiene lugar en un estacionamiento, y en una semana desaparece, se puede crear un casino pop-up de una manera similar".

Por otro lado, los partidarios de Atlantic City, entre ellos el gobernador Chris Chistie, se oponen firmemente a cualquier expansión de los juegos de casino en otras partes del Estado.

El vocero de Christie, Mike Drewniak, se refirió al compromiso del gobernador de esperar 5 años antes de expandir el juego de casinos a otras áreas de Nueva Jersey, para revertir la difícil situación económica de Atlantic City.

Christie firmó el año pasado una ley de creación de un Distrito de turismo estatal para supervisar las zonas de casino de Atlantic City, el paseo marítimo y las playas, con la esperanza de hacer la ciudad más atractiva para los visitantes.

"Hemos hecho mucho por cambiar las cosas en Atlantic City, en el distrito de juegos de azar y entretenimiento y en los casinos", dijo Drewniak. "El gobernador puso énfasis en que esto se diluiría si se llevara el juego a otros lugares del Estado", agregó el vocero, que se rehusó a comentar de forma directa sobre el plan de Eustace.

"Pensé que era absurdo" dijo el Senador Jim Whelan, del Distrito de Atlantic, en referencia al plan de Eustace. "Es inconstitucional, así que no sé cómo van a lidiar con eso". Al proyecto lo caracterizó como un intento ilegal de crear lo que llamó como "glorificadas salas de bingo".

"Es malo para Nueva Jersey, porque impacta negativamente en lo que sucede aquí en Atlantic City. Esta ciudad ha tenido una relación simbiótica con el Estado. Esto ha sido bueno para Atlantic City y para el estado. Ahora van a poner eso en peligro", aseguró Whelan, en relación con el proyecto, que se enmarca en pedidos constantes de instalar casinos en el complejo deportivo Meadowlands.

Los casinos pop-up podrían ser un preludio a un casino permanente en Meadowlands, según Eustace. Propuso la creación de un programa piloto de 4 años en los que los casinos temporales podrían ser utilizados como prueba.

"Un programa piloto con tan poco tiempo nos ayudará a determinar el impacto que un casino en el Meadowlands
puede tener en Atlantic City, en lugar de dejarlo a una continua especulación", dijo Eustace en un comunicado. A partir de esta prueba, el Estado definiría finalmente si se deben ampliar las opciones de juego o hay que mantenerlas limitadas a Atlantic City.

"Mi esperanza es que los habitantes y los políticos de Atlantic City no lo vean como un tema entre Norte-Sur", dijo Eustace.

Ya es demasiado tarde para hacer un referéndum para casinos pop-up en la boleta electoral de noviembre, pero Eustace dijo que iba a apuntar al año que viene. Para el debut de los casinos, la idea original era apuntar a los grandes eventos del próximo año, como Westlemania en el Met Life Stadium en abril. Pero luego reconoció que Super Bowl 2014 es la mejor opción.

El asambleísta estatal señaló que la decaída industria de los casinos en Atlantic City es una razón de ser del proyecto para crear los nuevos casinos. Cree que muchos de los jugadores de Jersey del Norte que han estado llevando su negocio a los casinos de Nueva York y Pennsylvania- en vez de llevarlos a los casinos de Atlantic City- podrían patrocinar los casinos temporales durante los eventos deportivos.

"Creo que hay que mirar los números. Atlantic City bajó un 40 o 45 % y la plata está yendo a Nueva York o Pennsylvania", dijo.

La ciudad tuvo un pico en 2006 de 5.2 mil millones de dólares de ingresos del juego, que luego se hundieron un 40 por ciento. Llegó a 3.3 mil millones de dólares en 2011 y sufrió una baja extra de un 5 por ciento para lo que va de 2012. La competencia de los casinos de los Estados circundantes es la principal razón.

"Ya se trate de casinos pop-up o permanentes, no creo que tenga sentido tener casinos competidores en Jersey del Norte", dijo Tony Rodio, presidente de la Asociación de Casinos de Nueva Jersey, un grupo comercial que representa a los casinos de Atlantic City. La competencia pondría en peligro los puestos de trabajo e inversiones ya realizadas en Atlantic City.

Rodio, quien también se desempeña como presidente y director general de Tropicana Casino and Resort, consideró que Eustace simplificó demasiado la idea de casinos temporales. "Los procedimientos operativos, financieros y de seguridad necesarios para un casino hacen simplemente imposible la propuesta de abrir uno "por capricho", sentenció Rodio.

 


 

 

Fuente:www.pressofatlanticcity.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner