Le Negaron El Premio De 43 Millones De Euros

Pese a que la tragamonedas de un casino austríaco emitió un premio por 43 millones euros, el afortunado ganador deberá conformarse con tan solo un millón, ya que según la casa de juego, la importante cifra del premio se debió a un error software de la máquina.

El ciudadano albanes residente en Suiza, Merlaku Behar, de 27 años, ganó el premio en marzo de 2011, después de jugar una máquina tragamonedas en el Casino Bregenz de Austria, situado en la costa oriental del Lago de Constanza, a unos 10 kilómetros de la frontera con el cantón suizo de St. Gallen.

El apostador pensó que su suerte había cambiado cuando la máquina tragamonedas comenzó a sonar y a parpadear advirtiéndole que había ganado un premio de 42.949.672,86 euros.

La tragamonedas "Dolphin Treasure", según el casino, ofrece un premio máximo de 4.500 euros y aseveraron que esa era una de las razones principales por la cual se trataba de un error del software.

Pero su victoria se esfumó cuando los operadores del casino le informaron que era un error y tuvo que aceptar como contrapartida al premio, un vale de comida en el restaurant para él y su esposa y  un ticket de 70 euros.

Enojado y amargado, Merlaku llevó su caso a los tribunales, en lo que se convirtió en una de las mayores demandas contra la propiedad de la sala de juegos, Casinos Austria AG, alegando que se le debía el dinero del premio otorgado por la máquina.

En enero pasado, el jugador había pedido a la justicia que el casino le pagara 5 millones de euros en compensación, pero la empresa le ofreció unos 500 mil euros, monto que el jugador rechazó de plano, con lo cual el caso judicial siguió su curso.

En estos días se conoció que durante una audiencia en el mes de julio, las partes decidieron continuar las negociaciones fuera del ámbito judicial.

Si bien el monto final de la compensación no se dió a conocer, medios informativos de Austria aseguran que el jugador embolsará un millón de euros, poniendo fin de esta manera al litigio.

 


 

 

Fuente:www.blick.ch

 

 


 
Banner
Banner
Banner