Complicada Situación Para Nuevos Casinos En Nueva York

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo sorprendió a los legisladores el mes pasado con su propuesta de permitir sólo tres casinos en ese estado -todos en el norte del territorio-, mientras que las otras cuatro licencias de casinos que se autorizarían si el juego se legalizara este año, quedaron indefinidamente en espera.

El gobernador ofreció un esbozo de cómo pretende que el proceso de expansión del juego se realize, pero hasta el momento no ha dado muchos detalles. Cuomo quiere que su nueva Comisión de Juego determine la ubicación de los casinos y a los operadores.

En lugar de identificar regiones claramente definidas que compiten por un casino, como lo hizo con sus consejos regionales para seleccionar proyectos de desarrollo económico, Cuomo ha dado a entender que el Valle de Hudson, los Finger Lakes y los Adirondacks serían buenos lugares para el emplazamiento de un casino. Además, se rumoreó acerca de que el área de Albany y Catskills son posibles sitios de emplazamiento de salas de juego.

Asimismo, una fuente de la Administración dijo que el área de las Cataratas del Niágara y un cuarto casino, también se estaría evaluando.

Aunque los planes del gobernador avanzan en estos términos, muchas empresas, grupos de presión y expertos del sector consideran que es demasiado pronto para conocer si alguien desea competir por una licencia.

"Usted me dice cuál es la tasa de impuestos, cuál es el cánon por la licencia, cuál es la ubicación, y voy a ser capaz de responder a su pregunta", dijo James Featherstonhaugh, el presidente de la Asociación de Juegos New York. "Cualquier persona que contesta sin saber esas tres cosas está sólo jugando con usted".

Sin embargo, incluso en esta fase embrionaria, algunos operadores y lugares parecen estar en mejor posición para conseguir un casino que otros.

Genting, el conglomerado de casinos de Malasia, cuyo Resorts World Casino en el sureste de Queens se convirtió rápidamente en el casino hipódromo más rentable del estado desde que abrió sus puertas en 2011, era visto como un fuerte contendiente para un casino.

En 2012 Cuomo habló de un nuevo centro de convenciones enorme que se construirá en el sitio, que fue visto como una señal de que Genting estaba en la lista para conseguir una de las licencias, pero el acuerdo se derrumbó con las acciones de lobby por los derechos exclusivos para un casino en la ciudad de Nueva York.

Este año, Cuomo cambió de rumbo y dejó caer el tema de la ciudad de Nueva York por completo. Como Genting, otras compañías de casinos importantes han estado prestando mucha atención a los esfuerzos por legalizar a gran escala -al estilo Las Vegas-, casinos en el estado de Nueva York, aunque después de que el gobernador propuso un tiempo de espera para la ciudad, varias de ellas han indicado que podrían permanecer al márgen.

Un portavoz de MGM Resorts International, dijo que la compañía no tiene ningún interés en la búsqueda de un casino en el norte del estado. "MGM Resorts cree que hay un enorme potencial para un destino turístico integrado, en la región de la Ciudad de Nueva York, que traerá ingresos para el estado, junto con fuentes de trabajo, más entretenimiento y el aumento del turismo en la zona", dijo el portavoz en un comunicado.

Algunas empresas líderes todavía podrían competir para un casino más pequeño en la zona norte del estado, tal vez como una manera de hacerse un hueco en esa jurisdicción y contar con una mejor posición para conseguir un sitio en los cinco condados.

The New York Gaming Association, que representa a los nueve casinos con hipódromo (racinos), ha estado presionando para que todos se actualizaran con casinos a gran escala pero mientras siete de los racinos se encuentran en el norte del estado de Nueva York, pocos están en las áreas que el gobernador ha mencionado hasta ahora.

Una racino existente -que satisface la asignación geográfica del gobernador-, es el Casino Finger Lakes en Farmington. Un reto para ese racino y otros dos en el oeste de Nueva York, sin embargo, se asientan en una zona de exclusividad de las Naciones Séneca para casinos.

Los nativos americanos han acusado al Estado de violar su acuerdo de juego del 2002 con la tribu, al permitir que los racinos dispongan de máquinas tragamonedas. Cuando una fuente de la administración Cuomo, recientemente planteó la posibilidad de un cuarto casino en el norte del estado, en las cataratas del Niágara (un área que Cuomo había indicado como fuera de los límites), algunos observadores lo vieron como una forma de castigo a la nación Seneca, con la retención de decenas de millones de dólares en ingresos para el estado, y para presionar a la tribu en los procedimientos legales en curso.

Gran parte de las montañas Adirondack, otra región que el gobernador indicó como muy adecuada para un casino, se superpone con otra zona de juego exclusiva perteneciente a la Nación india Mohawk. La tribu, que opera el Akwesasne Mohawk Casino, también ha estado reteniendo los pagos al Estado.

En el Valle del Hudson, el Casino Monticello Raceway es otro candidato fuerte para una licencia. Sus operadores planean mudarse del sitio actual al antiguo Hotel Concord en Catskills. Varios proyectos de casino también se encuentran en obras en Catskills. La región Catskills tiene un as en la manga: John Bonacic, el influyente presidente del Comité de juegos y apuestas del Senado estatal, que ha presionado desde hace mucho tiempo por instalar múltiples casinos en el área económicamente deprimida, que él representa.

La asociación de juego de Featherstonhaugh, un grupo de presión en Albany, es también copropietaria del Casino Saratoga Raceway, lo que podría hacer de la empresa, uno de los contendientes más fuertes para una licencia de casino, entre los racinos del estado. Aparte del Resorts World en Queens y el Casino Empire City en Yonkers, Saratoga es el más rentable y el más lucrativo fuera de la región sur del estado.

Si algunos de los más grandes operadores de los Estados Unidos, como Wynn Resorts, Las Vegas Sands y Caesars Entertainment Corp., determinan que un casino en el norte del estado no es una propuesta rentable y prefieren esperar para competir en la ciudad de Nueva York, otras compañías medianas como Boyd Gaming y Penn National, también podrían estar entre los mejores competidores.

Por otra parte, todavía hay una posibilidad de que los legisladores persuadan a Cuomo para abordar la cuestión de los casinos al sur del estado este año, antes de la votación sobre la enmienda constitucional. Los legisladores tienen un fuerte incentivo para hacer frente a la distribución geográfica de los casinos de todo el estado ahora, ya que pueden perder su influencia una vez que voten sobre la enmienda constitucional. Mientras que el portavoz de la Asamblea, Sheldon Silver, ha descartado un casino en Manhattan, algunos observadores esperan un respaldo de su parte para un casino en el Resorts World y en el Yonkers Empire City Casino. El senador Dean Skelos, el líder de la mayoría republicana, ha dicho que Belmont Park en Long Island, también debe ser parte de la discusión.

Cuomo expresó que los casinos se desarrollarán como un "destino" de resorts, pero sin dar detalles sobre la cantidad de ingresos que tendrían que compartir con el estado, es difícil conocer quien quisiera construir uno, y si las áreas del norte del estado serán lo suficientemente rentables para satisfacer la visión del gobernador.

 


 

 

Fuente:www.cityandstateny.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner