Adelson Refuerza Su Cruzada Contra El Juego Online

Mientras que los estados de Nevada y Delaware están estudiando ofrecer en forma conjunta, la posibilidad de que residentes de ambos territorios participen del juego de póker en línea -lo que podría considerarse como el primer paso de real expansión de las apuestas por internet en los Estados Unidos-, el magnate de los casinos, Sheldon Adelson, quiere persuadir al Congreso para prohibir el juego online. El propietario de Las Vegas Sands argumenta que la práctica del juego en línea es un peligro para la sociedad y podría empañar el modelo de negocio tradicional de la industria.

Adelson está preparando una campaña pública para retratar a los juegos de azar online como un peligro para los niños, los pobres y otros que podrían ser explotados por el fácil acceso a las apuestas en Internet.

Casi todos sus competidores, incluyendo Caesars Entertainment y MGM Resorts, no están de acuerdo con el punto de vista del mutimillonario, quien se convirtió en un super donante sin precedentes en el 2012, por sus aportaciones monetarias a las campañas electorales del partido republicano. Sus pares en el negocio de los casinos opinan que los juegos de azar online regulados, se pueden hacer de forma segura y pueden estimular a la industria.

En tanto, el 25 de octubre, la Comisión de Juego de Nevada adoptó un reglamento tendiente a buscar pactos con otros estados que también permiten los juegos en línea, y la Legislatura de Delaware aprobó la creación de alianzas con otros estados.

Fuentes gubernamentales de ambos estados consideran que esta futura asociación será beneficiosa para ambos territorios y también para los jugadores.

El gobernador de Delaware Jack Markell dijo que recibió una llamada de su par de Nevada, Brian Sandoval, en la cual le aseguró que "estaban interesados en trabajar juntos en los juegos en Internet". Habló de la importancia de contar con un mercado grande de jugadores en línea".

El nuevo empuje contra el juego online, es la mayor incursión de Adelson en un debate legislativo directamente relacionado con su actividad profesional, y en ella se establece una prueba de la influencia que un mega donante puede ejercer, cuando los legisladores saben que Adelson está dispuesto a gastar enormes sumas de dinero para influir en las elecciones.

Según consigna The Washington Post, Adelson comenzó a contratar expertos en lobby y relaciones públicas en Washington y en las capitales estatales de todo el país para influenciar en el tema del juego online, en lo que se perfila será uno de los debates más fuertemente presionados en la legislatura durantre el 2014.

En enero, Adelson planea lanzar un grupo de defensa, la Coalición para Detener El Juego En Internet, que los participantes dicen incluirá defensores de los niños y otras personas que se consideran vulnerables a las tentaciones y los riesgos potenciales de las apuestas en línea. La coalición espera contar con organizaciones que representan a las mujeres, los afroamericanos y los hispanos, todos ellos vistos como probables simpatizantes de la causa.

Los asesores de Adelson dijeron que está totalmente enfocado en esta batalla que se avecina, y habla todos los días con su personal al respecto. Tiene alrededor de dos docenas de expertos que trabajan a tiempo casi completo sobre el tema.

"En mis 15 años de trabajar con él, yo creo que nunca lo he visto estar tan apasionado acerca de cualquier tema como este", dijo Andy Abboud, asesor político de Adelson.

Empresas rivales ven la iniciativa de Adelson como una amenaza importante, y dicen que van a montar una contraofensiva, argumentando que la prohibición propuesta fomentaría un peligroso mercado negro no regulado.

Algunos competidores señalaron que Adelson, cuyos candidatos políticos elegidos perdieron las elecciones el año pasado, no podían garantizar el éxito, a pesar de su capacidad para aprovechar una cuenta bancaria importante.

"No hacemos un hábito el buscar pelea con los multimillonarios", dijo John Pappas, director ejecutivo de la asociación Poker Players Alliance. "Pero en este caso, creo que vamos a ganar, porque millones de estadounidenses que quieren jugar en línea se opondrán a esta legislación, junto con docenas y docenas de estados que quieren la libertad para autorizar cualquier tipo de juego".

Adelson, creó un gran revuelo en las elecciones del año pasado, cuando él y su esposa donaron casi U$s 100 millones para apoyar a los republicanos.

Adelson, con 80 años, es conocido principalmente como un donante ideológico. Gastó millones de dólares en apoyo de Israel y su partido, el Likud, y el año pasado apoyó causas conservadoras en los Estados Unidos más allá de la política presidencial y del Congreso.

Los adherentes a la campaña dijeron que su esfuerzo en contrarrestar los juegos de azar en Internet, es totalmente bipartidista y no está relacionada con sus pasadas o futuras contribuciones políticas.

Adelson contrató a tres ex funcionarios elegidos como co presidentes nacionales para hablar en nombre de la coalición: Wellington Webb (D), el primer alcalde negro de Denver; el ex senador nacional Blanche Lincoln (D); y el ex gobernador de Nueva York, George Pataki (R).

Su asesor Abboud señaló una advertencia en la experiencia de la industria del tabaco, que se enfrentó a una reacción negativa del público perjudicial, después de que fue acusada
de comercializar sus productos a los niños. "Este podría ser nuestro momento 'Joe Camel'", dijo, refiriéndose al personaje de dibujos animados que los críticos dijeron que se utilizó, para comercializar sutilmente a los niños cigarrillos Camel a los niños.

Los competidores de Adelson cuestionaron su preocupación por los costos sociales de las apuestas por Internet. Señalaron que la empresa obtuvo una licencia de juego online en el año 2003 en una de las islas británicas del Canal de la Mancha, aunque Abboud dijo que era un "pequeño esfuerzo exploratorio" que fue rápidamente abandonado.

Los rivales dijeron que les preocupa el enfoque, ya que alentaría una efectiva expansión de los sitios de juego offshore, fuera del alcance de los reguladores estadounidenses que ya tienen herramientas para regular las apuestas online.

"El enfoque de Sheldon podría poner en peligro todo lo que profesa quería proteger", dijo Jan Jones Blackhurst, vicepresidente ejecutivo de Relaciones Gubernamentales de Caesars Entertainment. Adelson sostiene que la prohibición federal estricta puede paralizar el mercado negro de los juegos de azar.

Hasta hace poco, había una opinión generalizada de que la mayoría de los juegos de azar en línea violaron la ley federal. Sin embargo, una opinión legal del Departamento de Justicia en 2011 allanó el camino para que los estados permitan muchas formas de apuestas en línea.

Varias empresas de casino y grupos aliados trataron de impulsar la legislación federal para permitir el juego online regulado. Mientras tanto, tuvieron éxito vendiendo la idea como una fuente de ingresos para los estados con problemas de liquidez, que pueden utilizar la tecnología para hacer sólo partícipes del juego a los jugadores dentro de sus fronteras.

La postura de Adelson lo enfrenta con uno de los principales candidatos presidenciales del 2016 de su partido. El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, abrazó la idea como una manera de ayudar a reforzar Atlantic City, donde los casinos han estado luchando para sobrevivir, pero se beneficiarán de operar juegos de azar online en ese estado. Christie calificó la medida como una "responsable, pero emocionante opción que hará a Atlantic City más competitiva a la vez que aporta beneficios económicos a Nueva Jersey en su conjunto".

Delaware y Nevada también legalizaron algunas formas de juegos de azar en línea. El próximo año California, Pensilvania, Nueva York y Florida, entre otros estados, posiblemente se sumen al negocio.

Personas allegadas a la campaña de Adelson, afirmaron que su equipo se está preparando para contratar a los grupos de presión, cuando sea necesario, en numerosas capitales.

Su esfuerzo en Washington para presionar por una prohibición del Congreso al juego online, estará dirigida por un equipo de grupos de presión de dos importantes empresas, Patton Boggs y Husch Blackwell, de acuerdo a fuentes allegadas al asunto.

Una persona participante en la planificación de la campaña, dijo que los grupos de presión se reunieron con "docenas" de personas de las oficinas del Congreso, y que algunos legisladores están haciendo circular un proyecto de ley para detener todos los juegos online, y concientizar al FBI para estudiar los posibles problemas de orden público relacionados con esa práctica. Adelson también contrató al Grupo Tarrance, que este mes produjo una encuesta que muestra que aproximadamente siete de cada 10 votantes, tienen sentimientos negativos acerca de las apuestas por Internet.

Adelson viajará a Washington en enero para reunirse con los legisladores.

Los tres ex funcionarios elegidos por Adelson -Webb, Lincoln y Pataki-, serán enviados a dar conferencias y escribir artículos de opinión, destacando las amenazas que generan para los ciudadanos las apuestas en línea.

Se espera que Pataki destacará las preocupaciones de orden público, incluyendo los riesgos de lavado de dinero y fraude. Lincoln, en tanto, centraría su esfuerzos en dar a conocer las amenazas del juego online para los niños y las familias.

Webb dijo que iba a hablar con los alcaldes sobre la posibilidad de pérdida de ingresos, cuando los contribuyentes se vean quebrados financieramente por el juego en sus dispositivos móviles. Aseguró que iba a animar a los líderes de derechos civiles a que se unan a la coalición.

"No creo que este tema sea sobre él (Adelson), porque si fuera por él, yo no lo haría", dijo Webb. "A diferencia de cuando estaba en las presidenciales, él está en la parte justa de esta cuestión". Consideró su unión a la causa emprendendida por Adelson como una decisión pragmática.


 

 

Fuente:www.washingtonpost.com y www.delmarvanow.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner