Reclama Un Premio De 29 Millones De Dólares De Una Tragamonedas

Una jugadora del casino Blue Chip de la ciudad de Michigan, está reclamando un jackpot de una tragamonedas por un valor de casi 29 millones de dólares que, según su opinión, la máquina le otorgó luego de haber insertado su tarjeta de fidelización del casino. Sin embargo, la sala de juegos se niega a otorgarle el premio, por considerar que esa cifra en realidad no era el premio del pozo progresivo, sino simplemente una indicación de créditos promocionales.

 

Jennifer Carmin, de 39 años, concurrió el pasado 11 de enero a ese casino como habitualmente lo hace para jugar en las tragamonedas. Una vez allí insertó su tarjeta de cliente en la máquina producida por la empresa Konami con el juego China Shores, y un momento después la pantalla se iluminó mostrando una cifra exacta de 28.850.925 dólares.

En ese momento, según relata la jugadora, no había entendido bien si se trataba de 2.800 o 28 mil dólares, hasta que unos segundos después sus ojos confirmaron la friolera cifra millonaria.

En cuestión de segundos, los demás jugadores de la sala estaban excitados alrededor de ella, también con la mirada fija en la tragamonedas, al igual que los empleados del casino. No sabían exactamente qué decirle, comentó la mujer a la cadena de televisión ABC 7 News.

Carmin explicó que en medio de la euforia los empleados comenzaron a llamar a gritos a un supervisor de sala, y cuando este llegó le indicó "no toques la máquina", en la cual la pantalla mantenía la cifra de U$s 28.850.925.

"Yo tenía miedo. Puse mis manos en alto. Yo no sabía lo que estaba pasando", comentó.

"Pensé que sólo había ganado un premio mayor de la promoción del casino, pero allí nadie sabía lo que estaba pasando", dijo Carmin, que pronto fue escoltada a una sala de reuniones para hablar con los funcionarios del Blue Chip. "Estaba nerviosa y no podía creer mi suerte".

Carmin dijo que los funcionarios de casino discutían entre sí, sin saber cómo hacer frente a una cifra tan alta registrada en la pantalla de la tragamonedas.

De acuerdo a la jugadora, los funcionarios del casino le explicaron que todo se debió a un error de mal funcionamiento de la máquina, y que tras pedirles disculpas por el inconveniente, le ofrecieron a ella y su pareja una cena cargo del establecimiento, que la mujer rechazó.

De regreso a su hogar, y con las manos vacias, decidió contactar con un abogado para reclamar lo que ella supone fue un premio otorgado por esa máquina, cinco minutos luego de haber insertado la tarjeta de fidelización otorgada por la casa de juegos.

Para el casino Blue Chip, se trató solo de un error del software de la máquina, y de acuerdo al equipo informático que investigó el hecho la pantalla generó una cifra equivocada. Los técnicos establecieron que lo que apareció en la máquina, era el "saldo actual" de créditos promocionales en la cuenta de Jennifer Carmin como cliente del casino, pero por error apareció la millonaria cifra (que debía ser cero). Según los especialistas informáticos la cifra no correspondía a un premio en efectivo, ya que en ese caso la tragamonedas debía haber informado con los singulares y estridentes sonidos que suele hacer al otorgar el jackpot.

Cory Aronovitz, un abogado y profesor experto en leyes de juego, indicó que existen advertencias en las máquinas, las
que indican que en caso de mal funcionamiento, el casino pude anular los pagos correspondientes.

Según su opinión, luego de que un jugador emocionado por un hecho como este, razonablemente más tarde podría pensar que tras haber apostado 50 centavos, algo así no tendría sentido y que no existía la posibilidad de ese premio. "Estaba claro que era un error", agregó.

Los funcionarios del casino dijeron a la cadena de televisión que investigó el caso, que el fabricante de la tragamonedas, ya procedió a reparar el error del software.

Sin embaro, la Comisión de Juego del estado de Indiana, a la cual se dirigió la jugadora para que intervenga en el caso, aún no descubrió la causa por la cual la máquina presentó esa cifra.

David Strow, director de comunicaciones corporativas de Boyd Gaming Corp. de Las Vegas tiene su opinión al respecto, y consideró que "no hubo ninguna apuesta y no había nada que indicara que un jackpot había sido ganado".

Explicó que cuando se juega en una tragamonedas, la pantalla muestra los dibujos que corren y otras indicaciones sobre los apostado y lo ganado. Cuando se inserta la tarjeta de socio de club del casino, y se presiona el botón con el signo dólares, la pantalla cambia indicando informaciones relacionadas con esa cuenta de socio.

"El saldo actual de U$s 28.850.925,83 indicado por la pantalla no está relacionado con un jackpot", de acuerdo a una presentación en Power Point realizada por el casino. "Este saldo muestra créditos promocionales en las tragamonedas otorgados por el casino, que se pueden descargar y apostar, pero no pueden ser canjeados por dinero en efectivo".

Cuando Carmin insertó la tarjeta, apareció la millonaria cantidad de dólares. Ella no "ganó" esa cantidad, dijo Strow. Fue una "falla de software. Es una situación muy lamentable", dijo Strow.

Un técnico de tragamonedas del casino quitó la tarjeta de socia de la máquina y al volver a insertarla, la pantalla mostró que su actual saldo correspondía a cero dólares, dijo Strow.

Ernest Yelton, director ejecutivo de la Comisión de Juegos de Indiana, confirmó que la agencia está investigando este incidente y tomará una conclusión en una semana o dos.

"Si encontramos que las leyes, normas o controles se han violado, tenemos una amplia gama de sanciones contra el casino", dijo Yelton . "Si el usuario encuentra que esta medida insatisfactoria, puede ponerse en contacto con el casino directamente, o consultar a un abogado por sus derechos legales".

Carmin, por su parte dijo que el "Blue Chip cometió el error. Me gustaría llegar a algún tipo de acuerdo".

Strow dijo que discutirá el tema solo con la jugadora, porque es política de la empresa no compartir este tema con los medios de comunicación.


 

 

Fuente:abclocal.go.com y posttrib.suntimes.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner