Presentaron Proyecto De Ley Para Expandir El Juego En Florida

El Senado del estado de Florida presentó este lunes un proyecto de ley tendiente a permitir la instalación de nuevos casinos en los condados de Miami Dade y Broward, reducir la cantidad de carreras de galgos y dar una nueva regulación a la industria del juego en el territorio.

Además de los casinos resorts, la propuesta incluye la obligación de que los canódromos informen de las lesiones que pudieran sufrir los perros durante las carreras, y que sean los votantes con un referendum los que decidan cualquier juego futuro.

Las propuestas del Senado, contenidas en tres proyectos por separado, son el producto de casi un año de estudio y más de U$s 400.000 empleados en elaborar un informe sobre el impacto económico y los ingresos que podrían generar la instalación de casinos resort en Florida. Los proyectos de ley se enfrentan a una fuerte resistencia de líderes de la Cámara, el líder del Senado entrante Andy Gardiner (republicano de Orlando), y el gobernador Rick Scott, incluso, que no ve de buen ojo este tema durante un año electoral.

"Pensé que esto sería una muy buena línea de partida para el debate", dijo el senador republicano Garrett Richter, presidente de la Comisión de Juego del Senado. "Creo que el proyecto de ley se compone de estatutos y reglamentos que tienen los mejores intereses para Florida".

Además de la concesión de licencias de dos casinos de destino turístico en el sur de Florida, el proyecto de ley (SPB 7052) reduciría el número de carreras de perros llevados a cabo en 13 canódromos del estado, y requiere que los dueños de la pista y de los entrenadores reporten las lesiones que sufren los perros, por primera vez desde que el estado legalizó estas carreras hace 80 años.

Todos los cambios entrarían en vigor este año, según el proyecto de ley, y también se propone una enmienda constitucional para requerir la aprobación de los votantes, pante cualquier expansión de juego. Los votantes de los condados y ciudades que acogerán los casinos resort en Miami Dade y Broward también tendrían que dar su consentimiento.

"Esta legislación apesta a intereses influenciados por los juegos de azar", sentenció John Sowinski, presidente de No Casinos, el grupo de oposición al juego con sede en la ciudad de Orlando. "Todavía tengo que encontrar alguna disposición importante que no está allí, a petición de alguien en
la industria de los juegos de azar", agregó.

La propuesta de expansión del juego en el territorio podría anular el acuerdo de U$s 230 millones al año entre el estado y la Tribu Seminole. La tribu hace pagos mensuales al Estado a cambio de los derechos exclusivos para ofrecer blackjack y otros juegos de cartas, en sus casinos en el sur de Florida, y por las máquinas tragamonedas en los casinos en otras partes del estado.

El republicano Will Weatherford, líder de la Cámara de Representantes, dijo que no aceptará cualquier expansión de juegos de azar, a menos que el gobernador firme y negocie un nuevo pacto. Pero mientras que el staff del gobernador se reunió con los miembros de la tribu, éstos no se reunieron con el abogado Barry Richard, que llevaría las negociaciones para la tribu.

El senador Richter indicó que no podía responder si la expansión del juego incluida en la propuesta del Senado, aumentaría los ingresos suficientes para compensar la pérdida de los 230 millones de dólares aportados por la tribu.

Reconoció que en ausencia de apoyo del gobernador, el proyecto de ley podría tener un paso difícil, incluso en el Senado, donde el apoyo a la expansión de juegos de azar es más fuerte que en la Cámara. "Tienes que tener 21 votos" en el Senado de 40 miembros, apuntó.

Mientras tanto, los grupos de presión empresarial de Florida se han alineado a ambos lados de la cuestión. Tom Feeney, quien ahora es jefe de Industrias Asociadas de Florida y una vez fue un opositor al juego cuando era presidente de la Cámara por Orlando, elogió la propuesta del Senado como valiente e instó a seguir adelante con la propuesta.

La propuesta del Senado "pone fin a todo el humo, la desinformación y falsedades, y trae un enfoque claro sobre los beneficios que un número limitado de centros turísticos integrados tendrá en el sur de la Florida", escribió Feeney en un comunicado.

En el lado opuesto se encuentra la Cámara de Comercio de Florida, cuyos miembros incluyen a Disney Co. y otras compañías de entretenimiento de Florida, que temen la competencia para su negocio de las convenciones.


 

 

Fuente:www.miamiherald.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner