Demolieron El Clarion De Las Vegas

Con una fuerza explosiva de 2.000 kilogramos, el hotel-casino Clarion de Las Vegas quedó reducido hoy a un montón de escombros. El edificio, de 12 pisos, fue el decimotercero en ser demolido en una ciudad que destruye para construir.

"Espero que el número 13 nos traiga buena suerte", dijo Lorenzo Doumani, propietario del terreno, pocas horas antes de iniciar la cuenta regresiva para la destrucción de Clarion a eso de las 3 de la madrugada (hora de Las Vegas), flanqueado por su familia, dos hermosas modelos y al son de una grabación de Frank Sinatra.

El hotel casino de 200 habitaciones fue inaugurado en 1970 con el nombre de Royal Inn y se le conocía como Debbie Reynolds, por la actriz que fue su propietaria durante un tiempo.

Amanda Dickerson, vecina de Ripon, Wisconsin, y su novio Pete Kuhn, fueron alertados por su amiga Cherie DeWilde, que vive en Las Vegas, para que presenciaran el desplome del edificio.

"No hacemos esto en Wisconsin", dijo Dickerson después que se despejó la nube de polvo provocada por el derrumbe. "Fue realmente notable".

Lo que tomó segundos para destruir requirió varios meses de planificación y dos toneladas de explosivos, dijo Anthony Schlecht, coordinador de seguridad de la firma Burke Construction, de Las Vegas.

Habían pasado unos años antes de que un hotel casino fuera destruido por medio de explosiones controladas. Entre 2004 y 2007 seis propiedades de la ciudad corrieron ese destino, pero en los ocho años siguientes las únicas demoliciones de magnitud fueron una parte del Tropicana y un edificio de estacionamiento.

El Clarion no era una propiedad de la magnitud del Stardust, que fue demolido hace ocho años, ni el Dunes, donde se construyó el Bellagio.

"Es un poco más difícil despertar el mismo interés", dijo el profesor de Historia Michael Gren, de la Universidad de Nevada en Las Vegas, sobre la destrucción controlada del Clarion.

El Clarion cambió de nombre varias veces y otras tantas estuvo en quiebra, dijo Doumani. Afirmó que el fracaso no se debió a su ubicación sino al mismo edificio y a las habitaciones, que parecían cubículos.

Doumani se propone construir un hotel en forma de torre de 60 pisos sin casino a partir del 2018. "En vez de competir con todos, hay que ofrecer algo único", explicó. Su objetivo es atraer a los asistentes a las convenciones.


 

 

Fuente:www.elnuevoherald.com y peru21.pe

 

 


 
Banner
Banner
Banner