Utilizaban Acoplados De Camiones Como Salas De Juego

Remolques cerrados de grandes camiones eran utilizados para operar como verdaderas salas de máquinas tragamonedas en la ciudad texana de Brownsville, en el límite fronterizo con México. La Policía realizó una redada y arrestó a varias personas acusadas de explotar ese negocio ilegal.

Así lo informaron ayer las fuerzas del orden, que irrumpieron en el lugar ubicado en el 1030 de Indiana Road, donde varias cajas de camiones estaban siendo utilizadas para albergar salas de juegos de azar. La redada estaba enmarcada dentro de las actividades de la Operación Bishop, que desde hace un par de años está enfocada a terminar con el juego ilegal.

Esta es la primera vez que la oficina del Procurador Distritual del Condado de Cameron, tiene conocimiento de salas de juego operadas desde cajas de camiones, dijeron los oficiales.

En el interior de los remolques, las autoridades encontraron 94 maquinas tragamonedas, y más de 4.490 dólares en efectivo. Las maquinitas, el efectivo y la propiedad en la cual estaban las cajas fueron confiscados.

Se arrestó a Gabriela Peña Castro, de 38 años de edad; María de los Angeles, de 29; Teresa Mayeli Tristán-Conde, de 23, todos de Brownsville; Eduardo Luis Valdez Hernández, de 23, y Jorge David Enrique Carranza Rosas, de 30 años, ambos de la ciudad mexicana de Matamoros, en el lìmite con Estados Unidos. Cada uno fue acusado de delito menor de promoción de juegos de azar (Clase A), operar sin licencia de
certificado de registro (Clase A), y 66 cargos de exhibir máquinas operadas con monedas debiendo impuestos (Clase C).

"Operar en las cajas de estos camiones acondicionados es altamente peligroso," dijo el Procurador de Distrito Luis V. Sáenz, en un comunicado de prensa. "Había una entrada y una salida. La plomería y tendido eléctrico tampoco estaban de acuerdo a los códigos. Un incendio habría dejado a todos atrapados".

La oficina de Sáenz recibió una denuncia de que salas de juegos de azar estaban siendo operadas en el interior de las cajas de camiones, dijeron las autoridades.

Después de varias semanas de vigilancia, las autoridades encontraron que los propietarios estaban pagando premios en efectivo por encima de los límites legales, dijo la portavoz del Procurador del Distrito, Melissa Landin. Las leyes estatales limitan los premios en efectivo de las salas de juegos de azar y lotería a menos de 5 dólares.

La Operacion Bishop comenzó en abril de 2013 en un intento por cerrar las salas de juegos de azar ilegales, tras la preocupaciòn de las autoridades por estas actividades que atraen la delincuencia, el soborno de oficiales públicos, invasiones a casas y robos a mano armada.


 

 

Fuente:www.elnuevoheraldo.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner