Demanda Al Casino Por Un Jackpot De 43 Millones De Dólares

Una jugadora estadounidense, que el pasado año mientras apostaba en una tragamonedas vio aparecer en la pantalla um premio por 43 millones de dólares, está ahora demandando al casino porque se negó a pagarle el jackpot, e intentó disuadirla de cobrarlo ofreciéndole en cambio una cena gratis. Mientras el establecimiento de juego aduce que se trató de un error de la máquina, el abogado de la mujer sostiene que debería dar algo más que un simple filet de carne.

Katrina Bookman capturó la atención de la opinión pública cuando jugó en el Resorts World Casino en Queens, Nueva York, y la máquina con el juego Sphinx la premiaba con el jackpot más grande jamás ganado en esta máquinas en la historia de Estados Unidos.

En ese momento, emocionada, Bookman se tomó una selfie con la pantalla, creyendo que su vida había cambiado para siempre. Pero fua a recoger su premio, un empleado del casino le dijo que en realidad no había ganado nada, y le ofreció nada más que una cena de cortesía a base de carne y 2,25 dólares.

El abogado de Bookman dijo que ella no aceptó ni la cena ni los 2,25 dólares.

En ese momento, el portavoz de Resorts World, Dan Bank, se disculpó y dijo que "el personal del casino fue capaz de determinar que la cifra mostrada en la máquina era el resultado de obvio error; un hecho confirmado más tarde por la Comisión de Juegos del Estado de Nueva York".

La comisión también dijo en agosto, que la máquina mostraba un aviso que decía: "Los errores de funcionamiento anulan todo lo que paga y juega".

El abogado de Bookman, Alan Ripka, alega que estuvo luchando durante meses para que el casino le dé más dinero a la jugadora, pero no tuvo éxito en su cometido, por lo cual el 14 de junio presentó una demanda.

Ripka también sostiene que las excusas del casino son "ridículas".

"No se puede afirmar que una máquina está dañada porque quieren que esté dañada, ¿quiere decir que no fue inspeccionada? ¿Significa que no se le hizo mantenimiento?", dijo Ripka a CNNMoney. "Y si es así, ¿significa eso que la gente que jugó allí antes de Bookman tenía cero posibilidades de ganar?".

Ripka también dijo que le pidió al Resorts World Casino que explicara cómo funcionaba la máquina, pero la compañía no le ofreció ninguna respuesta.

La demanda sostiene que el casino fue "negligente" y no hizo mantenimiento adecuado a sus máquinas. También plantea que Bookman sufrió "angustia mental" como resultado del incidente y un revés monetario "significativo" porque "perdió la oportunidad de ganar" en la máquina.

La denuncia también nombra a la empresa Genting New York LLC, que es la compañía matriz de Resorts World Casino, y al fabricante de las tragamonedas  International Game Technology (IGT).

Ripkin indica que planea pedir un resarcimiento de al menos 43 millones de dólares por daños.

El pleito es similar a un caso anterior contra un casino de Iowa, donde un tribunal falló a favor del Isle Casino Hotel cuando una tragamonedas indicó que una mujer de 90 años ganó 41 millones de dólares. El tribunal dictaminó que "las reglas del juego limitaban los premios a 10.000 dólares y no permitían bonificaciones", según informó el periódico Chicago Tribune.


 

 

Fuente:cnnespanol.cnn.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner