Reclama Un Premio De Lotería Luego De 22 Años

Un curioso caso se plantea en la Justicia australiana, luego de que un jubilado inició una demanda contra la organización de loterías de Nueva Gales del Sur, para reclamar el cobro de un premio que según aduce ganó hace ya 22 años.

Según recoge la demanda, David Renshaw fue el ganador, hace 22 años, de un premio de 3,3 millones de dólares australianos, (U$S 1.953.880). Sin embargo, nunca pudo reclamar su premio porque el encargado de la tienda de lotería donde llevó su boleto a cobrar lo habría tirado a la basura, según su testimonio.

Según la versión de Renshaw, que ahora ya es un pensionista, participó en un sorteo de la Lotto australiana el 23 de septiembre de 1997. Cuando se enteró que había ganado un gran premio fue con su boleto a un puesto de diarios de Granville, una pequeña ciudad de apenas 15.000 habitantes cercana a Sídney, en el sureste de Australia.

Sin embargo, nunca cobró aquel premio porque, según dice, el encargado de la tienda lo tiró a la basura. El juicio se celebró el viernes pasado y participó el propio jubilado, que no quiso pedir un abogado y se representa a sí mismo. Ante el juez explicó su historia con todo lujo de detalles, resultando cuando menos, curiosa.

Todo comenzó cuando, días después del sorteo, David Renshaw llevó su boleto supuestamente premiado al empleado de una tienda. Éste habría escaneado el boleto en la máquina oficial y, siempre según la versión del jubilado, las palabras "ganador provisional" habrían aparecido en el visor de la pantalla. Sin embargo, el trabajador habría cogido el boleto y lo habría tirado a la basura sin devolvérselo.

Renshaw explicó que ese empleado era de origen asiático y no sabía hablar inglés muy bien, por lo que piensa que no lo entendió. Sin embargo, asegura que el hombre "agitó el boleto en mi cara gritando... ningún jodido ganador". Después, siempre según la versión del jubilado, el empleado se metió
por debajo del mostrador y salió corriendo para encerrarse en una oficina en la parte de atrás.

En el juicio, Renshaw explicó también que llamó a la puerta de esa oficina, pero el dependiente no salió: "Se encerró en la oficina con el dueño". Ahí se planteó la posibilidad de que el supuesto ganador hubiera ido a la papelera y hubiera recuperado su boleto, pero el jubilado explicó que no lo hizo porque en aquel momento se encontraba en libertad condicional y le preocupaba que fuera "acusado de robar".

El juez preguntó a Renshaw si era consciente de que habían pasado 22 años desde aquel momento, pero el jubilado explicó que le llevó un tiempo darse cuenta de cuánto valía el boleto y cómo podía obtener información de los responsables de la lotería. Además, añadió que había sufrido un accidente laboral que le provocó pérdida temporal de memoria.

Renshaw, que reclama el total del premio con sus respectivos intereses, explicó que "un palet de ladrillos golpeó mi cabeza y mi hombro... Estuve en el hospital durante un tiempo". Después exigió a los responsables de la lotería que el personal que atiende los quioscos estuviera debidamente capacitado para validar los boletos, algo de lo que el juez tomó nota.

No es la primera vez que alguien reclama ese premio de 1997 que aún no fue cobrado. De hecho, según publica ABC News, al menos 50 personas se pusieron en contacto con la lotería de Nueva Gales del Sur, aunque solo una de ellas fue a juicio. Se trata de Robert Clemett, otro jubilado que en el año 2014 trató de cobrar ese premio, pero sin éxito. Ahora, el propio Clemett asistió como espectador a la audiencia del viernes. El juicio fue aplazado hasta el próximo mes de abril, cuando todas las partes volverán a comparecer ante el juez.


 

 

Fuente:www.elconfidencial.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner