Este Año Papa Noel Viene Cargado De Regalos... Eróticos

La opción que está ganando terreno desde hace unos años es la de los juegos eróticos (que no hay que confundir con los también populares juguetes sexuales). Las llamadas “boutiques eróticas”, lugar donde se pueden adquirir estos productos con facilidad, registraron incrementos en sus ventas de hasta un 12% en 2009, una cifra que podría superarse estas navidades.

La oferta en el mercado es tan variada que la muestra a la que hacemos referencia  a continuación es sólo una pequeña parte de todos los productos que podemos encontrar.

Los juegos de azar siempre han tenido la capacidad de atraer la atención del ser humano. Si a esto añadimos el factor sexo, ya tenemos el juego perfecto: los dados del amor.

Actualmente existen mil y una variedades de los dados eróticos. Los hay grandes y pequeños, de madera o de silicona, pero todos ellos comparten una misma característica: echar a suertes la postura del Kamasutra que se quiere practicar. Si con el paso del tiempo estos dados se vuelven muy monótonos, los creadores han encontrado la solución gracias a unas pegatinas adhesivas intercambiables que permiten cambiar las escenas a gusto de cada uno.

Otro de los que más triunfan es la versión del cubo de Rubik, también conocido como cubo mágico. Este rompecabezas creado en 1974 por el húngaro Ernö Rubik sustituye los tradicionales colores por sensuales imágenes del Kamasutra, que invitan a imaginar las posturas que poco a poco se van reconstruyendo.

Las cartas, mejor en grupo

Si como habitual anfitrión de fiestas y reuniones entre amigos no quiere que los silencios incómodos arruinen sus encuentros, lo mejor es contar con una buena baraja de naipes eróticos bajo la manga. O eso es al menos lo que aseguran los creadores de estas peculiares cartas, ya que pueden sacarnos de un buen apuro y ayudarnos a provocar unas risas entre nuestros invitados.

Uno de los más populares del mercado se llama "Besos" y consiste en una baraja ilustrada acompañada de sencillas instrucciones que nos indican el qué, el cómo o el dónde. Para
los aventureros está "Fantasías y delicias", cuya mecánica radica en realizar sencillas pero divertidísimas misiones a través de diferentes pruebas que pueden llevarse a cabo en grupo o en pareja.

La versión más "pícara" de los juegos de mesa

No se dejen engañar por sus nombres: un Monopoly o un Pictionary pueden ser tan sensuales como una buena baraja de naipes eróticos o unos dados del amor. Solo hay que saber escoger la versión adecuada.

En el caso del Monopoly, existe "El Chino", una modalidad del clásico juego de estrategia inmobiliaria mezclada con toques de rol. Su presentación está muy cuidada y permite jugar tanto en pareja como en amplios grupos de amigos.

Las tradicionales estaciones de tren o los hoteles en el Paseo de la Castellana dan paso a un tablero lleno de burdeles, pensiones lúgubres y algún que otro callejón oscuro. En "El Chino" hay que olvidarse de ir a la cárcel. Los jugadores se adentran en un auténtico barrio chino para pagar sus deudas.

Para los que disfrutan haciéndose los entendidos existe "El 69". Se trata de la versión más sensual del Trivial. La tradicional mecánica de preguntas y respuestas permitirá saber qué jugador es más experto en cuestiones de sexo.

Y hablando de juegos eróticos, destacar "Pacto de amor", a día de hoy el más vendido alrededor del mundo. Es una colección de historias en las que cada participante debe interpretar a uno de los personajes que propone cada relato. La variedad es tan amplia que el comprador que adquiera el juego difícilmente se aburrirá con él.

En "Pacto de amor" los jugadores se ponen en la piel de la mujer fatal que, con misterio y refinamiento, da rienda a la imaginación, o el "macho man" que, indomable e irresistible, domina a su pareja.


 

 

Fuente: La Razón

 

 


 
Banner
Banner
Banner