La Clausura De Un Casino Ilegal Se Convierte En Escándalo

La clausura del “Club Social Primera Junta”, en Lavalle 3469, de la ciudad de Buenos Aires, provocó la reacción de los supuestos implicados y asiduos del “puticlub”, según la calificación que le dio al lugar el periodista Jorge Lanata. El casino clandestino había sido allanado el jueves a la noche por  la Agencia Gubernamental de Control. En su programa de radio 'Lanata Sin Filtro', el periodista mencionó a Alejandro Fantino y a Matías Alé, entre otros personajes de la farándula, como clientes del lugar. Fantino y Jorge “Acero” Cali, el boxeador que regenteaba el local, desmintieron la versión.

Y este jueves, Cali, el ex custodio de Guillermo Moreno, el secretario de Comercio, estuvo de invitado en el programa 'Intrusos', donde realizó declaraciones confusas, incluída una desafortunada frase que en Twitter dicen sonó a amenaza a Lanata. Incluso terminó reconociendo que jugaba al póker con Leonardo Fariña, el "valijero" denunciado por lavado de dinero.

Por una denuncia de los vecinos del barrio porteño de Abasto, la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires clausuró "Club social Primera Junta", en Lavalle 3469, donde funcionaba una sala clandestina de juego para políticos y famosos que sería manejada por el boxeador Jorge "Acero" Cali, ex custodio del secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

Luego de las acusaciones, tanto Alejandro Fantino -conductor del programa de televisión "Anímales Sueltos"- como Jorge "Acero" Cali desmintieron los dichos de Lanata. Cali afirmó que "se ponen de moda las boludeces", sobre las acusaciones de Lanata.

Una panelista del programa del periodista -Mercedes Ninci- complementó la información de Lanata y señaló que el "puticlub" en realidad "es un salón de juego clandestino" al cual "se acercan las chicas" por la gran cantidad de dinero que llevan los asistentes al mismo. En línea con el conductor continuó con la lista de personalidades que asistirían a dicho local, entre los cuales nombró al fallecido "Facha" Martel, a Carlos Saúl Menem, a Gerardo Sofovich, y a la "Hiena" Barrios.

Anoche, en la apertura de Animales Sueltos, Fantino se refirió al tema y, sin nombrar al periodista, le pidió que aclare las cosas.

"Espero que mañana tenga la deferencia, la bonhomia, como lo considero buena persona, de aclarar las cosas que hoy dijo por radio", comentó el conductor. "Nada más. Él sabe. Las cosas sino se arreglan de otra manera, y espero que no tenga que ser así", agregó.

"Espero lo aclares, porque no es así", reiteró Fantino, y Alé aclaró "de mi parte tampoco".

Según informaron desde el organismo de control porteño, cuando los inspectores irrumpieron en el centro de apuestas ilegales, el jueves 23 de mayo por la noche, a los pocos minutos se presentó un abogado quien dijo representar al boxeador, que ostenta fuertes lazos con el
kirchnerismo.

Los vecinos de la zona aseguraron ver en los últimos meses a Cali en vehículos de alta gama que se estacionaban en un parking privado, a sólo 40 metros, del "Club Social Primera Junta". Ese estacionamiento también fue clausurado por la Ciudad. El centro de apuestas ilegales poseía habilitación como "club social y deportivo".

"Los vecinos denunciaron que en los últimos meses no funcionaba como tal, que veían autos de lujo, y por eso se actúo", informaron desde la Agencia de Control.

Tras la clausura del establecimiento del barrio de Abasto, intervino la Justicia Contravencional de la Ciudad por el delito de "actividad comercial irregular".

Centro de recreación

Los inspectores de la Ciudad hallaron ruletas, mesas de poker, black jack, un gimnasio, un bar en los tres pisos del "club social" durante la clausura.

De acuerdo al relato de los vecinos, en los últimos meses también se vio en la sala de apuestas clandestinas al boxeador "La Hiena" Barrios y el financista imputado por el Lázarogate, Federico Elaskar, según informó esta mañana "Lanata sin Filtro", por Radio Mitre.

Según al archivo del Boletín Oficial de la Nación, el "Club Social Primera Junta" no posee cambios en su sociedad ni asambleas generales ordinarias desde 1991.

Vecinos señalan que el dueño del lugar es un empresario de apellido Silveti.

Por su parte, Acero Cali brindó un discurso más extendido sobre el tema, al cual dijo que no sabe si le causa "risa o bronca", y opinó sobre "con qué impunidad uno dice cualquier barbaridad del otro".

El luchador dijo que no tiene motivos por ocultar sus amigos, pero "de ahí a decir que tengo cofres y bóvedas". "Estamos todos con las bóvedas, se ponen de moda las boludeces y las dicen", expresó.

En otras declaraciones mediáticas Acero Cali planteó "¿qué pasa si a Lanata le pasa algo?", sugiriendo que esa podría ser una estrategia del Grupo Clarín. "Ojalá no te pase nada, gordo, porque después van a decir que fui yo", aclaró.

Por otra parte, dijo que el club social "no es un club clandestino" pero reconoció que "jugamos poker cada tanto". "A veces jugué con Fariña" admitió.

 


 

 


 
Banner
Banner
Banner