La Seguridad: Tema Candente En La Apertura De La G2E

Un momento de silencio reemplazó al habitual y planeado saludo alegre de bienvenida, en la primera conferencia en la expo del juego G2E que se celebra en la ciudad de Las Vegas, luego de la masacre ocurrida el domingo, cuando un hombre disparó contra la multitud que asistía a un concierto, provocando la muerte de 59 personas y más de 500 heridos.

Un orador de la sesión contó angustiosamente como un amigo casi murió de una bala disparada desde una habitación del Mandalay Bay.

El presidente de la Asociación Nacional de Juegos de Indianápolis, Ernie Stevens, admitió haber sido sacudido por los disparos en masa a los asistentes del concierto de música, fuera del Mandalay Bay Casino.

"Me enseñan que tengo que ser un guerrero, tengo que ser duro", dijo Stevens en una sesión del lunes por la mañana con presidentes de naciones tribales. "Pero tengo que decirte, me acurruqué junto a mi esposa anoche, sabiendo que estaba a salvo".

A lo largo del primer día de G2E, el tiroteo fue un tema de conversación, enfrentamientos y reflexión.

"Es difícil estar aquí, considerando lo que pasó", dijo Phyllis Gilland, vicepresidenta senior y consejera general de American Casino & Entertainment, cuando lanzó la primera sesión formal de la Expo a las 9 de la mañana del lunes "pero Las Vegas es una comunidad fuerte", dijo

Dando la presentación principal sobre "El poder de la creación de redes para cambiar el crecimiento", Roberta Perry decidió no aparecer en el escenario como "mi habitual animador".

En cambio, pidió a los asistentes que giraran a su izquierda y saludar a su vecino, luego girar a su derecha y hacer lo mismo.

"La tragedia sucede", dijo. "Sucede en nuestras vidas y en nuestras comunidades".

"Pero hay dos cosas que sé. Número uno es que hay más bien que mal, y número dos, es la manera americana de unirnos y apoyarnos mutuamente", dijo, citando los huracanes en Houston, Florida y Puerto Rico, además del reciente tiroteo en la ciudad.

"Es el poder de la creación de redes y el trabajo individual que (significa) cada uno de nosotros puede cambiar el mundo", dijo.

"Nuestros pensamientos y oraciones están con los afectados y con la gente de Las Vegas y Nevada", dijo un comunicado del presidente y CEO de AGA, Geoff Freeman, y Hervé Sedky, presidente de Reed Exhibitions, socio de AGA en G2E. "La industria del juego es una comunidad muy unida, y Las Vegas es el corazón palpitante de nuestras operaciones. La AGA y Reed Exhibitions ofrecerán toda nuestra ayuda a medida que la ciudad se recupere, y nos esforzaremos por honrar a las víctimas de este trágico evento".

Brian Cladoosby, presidente del Congreso Nacional de Indios Americanos, contó en una sesión sobre Melinda Brockie, miembro de la tribu Lummi en el estado de Washington, que estaba entre los más de 500 heridos el domingo por la noche. La bala que recibió le penetró por una mandíbula y su lengua antes de salir por su otra mandíbula. Casi murió desangrada antes de que los doctores llegaran hasta ella.

"Somos líderes, y tenemos que ser fuertes, pero estoy realmente desgarrado al saber que va a haber 59 personas que no van a ir a casa con su esposa, su marido o sus hijos", dijo Cladoosby. "Sentado allí y viendo a un marido con sus hijos de 9 y 5 años de edad en Washington y recibiendo un texto de su esposa diciendo: 'No están haciendo nada por mí. Me muero y te amo ... '"

La seguridad en los conciertos y otras reuniones grandes fue un foco de discusión de muchos asistentes de la G2E incluso antes de la masacre.

Gary Litzau, director de marketing de Shooting Star Casino en el norte de Minnesota, dijo que el personal de los casinos habló acerca de reforzar la seguridad del concierto hace meses.

"No queremos hacer que los clientes sientan que es una mala cosa tener su mochila inspecccionada", dijo.
"Necesitamos ser más proactivos".

Litzau dijo que quería ir al concierto del domingo, pero no pudo conseguir entradas.

Adam Berger, un abogado con Duane Morris LLP en Cherry Hill, N.J., que asiste a G2E, dijo que el tiroteo podría llevar a los establecimientos a ser más cautelosos sobre lo que los huéspedes introduden a la propiedad. La policía dijo que Paddock (el autor de la masacre) tenía al menos 10 armas en su habitación de hotel, y utilizó un martillo o una herramienta similar para romper las ventanas de la habitación.

Berger dijo que un control más detallado del equipaje de los clientes, retrasaría el proceso de facturación y algunas personas podrían decidir quedarse en otro lugar con menos protocolos de seguridad. Algunos visitantes podrían objetar lo que ven como una intrusión de privacidad, agregó.

Heather Ohuafi, directora de marketing de Odawa Casino en Michigan, dijo que las operaciones de juego deben encontrar una manera de equilibrar las preocupaciones de privacidad y protección de los invitados. Señaló que los aviadores aceptaron las estrictas precauciones que los aeropuertos instituyeron a raíz de los ataques terroristas del 11-S.

Warwick Bartlett, CEO de Global Betting & Betting Consultants en la Isla de Man, dijo que ve una fuerte seguridad en los juegos de mesa y pisos de casino en los Estados Unidos, pero no en otras operaciones de casino.

"Ahora eso tiene que cambiar", dijo. "De lo contrario, la gente estará demasiado asustada para ir a grandes reuniones".

Gran Bretaña experimentó numerosos ataques terroristas en la década de 1970 y el país instituyó controles de seguridad similares a los de los aeropuertos, como detectores de metales y controles de bolsillo en los conciertos.

"La gente lo acepta", dijo Bartlett. "Los hace sentirse más seguros".

Pero el tema de la seguridad ya había sido planteado en septiembre de 2016, cuando el magnate de casinos Steve Wynn alertó de que Las Vegas es una "ciudad objetivo" de ataques indiscriminados y divulgó una serie de medidas de seguridad, que incluían detectores de metales invisibles y efectivos especialmente entrenados para prevenir la violencia contra las multitudes.

El luctuoso episodio del domingo puede mover a los empresarios de casinos a pensar más como Wynn, sobre quien antes de esta última masacre se llegó a decir que estaba "obsesionado" con la seguridad, según explicó a Reuters un ejecutivo de una empresa de la competencia. "Puede ser un punto de inflexión", subrayó el responsable, que pidió mantener el anonimato porque las medidas de seguridad son privadas. "Todos los equipos de dirección situarán esta cuestión en el primer lugar de la lista", agregó.

En una entrevista con la cadena de televisión KTNV de Las Vegas hace un año atrás, Wynn declaró que "Las Vegas es una ciudad objetivo. En Wynn hemos endurecido las medidas". En concreto, señaló que su empresa colocó detectores de metales y otros aparatos en cada entrada del edificio, tanto para empleados como para los huéspedes, invisibles para el público, así como guardas especialmente entrenados. "Tenemos casi cuarenta personas en cada entrada del edificio, vestidos de paisano y armados, en alerta, por turnos y relevados cada dos horas para que no se aburran", explicó el titular de Wynn Resorts.

"Hemos tomado medidas extraordinarias para asegurar la protección de nuestros empleados y huéspedes del hotel", argumentó Steve Wynn. Estos comentarios fueron corroborados el lunes, tras la matanza en el concierto de música country, por el portavoz de la compañía, Michael Weaver.


 

 

Fuente:www.cdcgamingreports.com y www.abc.es

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner