No Es Fácil El Trabajo Antilavado En Un País Con 24 Jurisdicciones Diferentes

Cada año, miles de millones de dólares son blanqueados por delincuentes de todo el mundo, por casi todos los canales posibles. El sector de los casinos no escapa a este flagelo y muchas organizaciones criminales utilizan al juego porque encuentran un espacio de maniobra dentro de la normativa y los sistemas de control. El experto y asesor del Tesoro norteamericano en lavado de activos en casinos, Dennis Amerine, analizó la situación en Argentina y dio algunas claves para detectar y combatir de forma temprana los intentos de lavado.

Frente a un auditorio poco numeroso pero muy interesado en lo que venía a decir -Amerine participó en la ciudad de Buenos Aires de una mesa redonda sobre la prevención de lavado de activos organizada por Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (LOTBA) y la Asociación de Loterías, Quinielas y Casinos Estatales (ALEA)- explicó que no es una tarea fácil el trabajo anti lavado en un país con 24 jurisdicciones diferentes.

El experto señaló que en sus catorce años en la investigación y la lucha en contra del lavado en el sector de casinos, pudo conocer muchas formas y modos en varios países de cómo funcionan estos crímenes financieros.
Para él, una de las claves a tener en cuenta para tener éxito es siempre tener en cuenta y revisar las recomendaciones que hace la oficina de control con respecto a los casinos. En muchas salas de juego de EE.UU. se realizan transacciones financieras, lo que los convierte casi en bancos y por lo que hay que poner el ojo avizor, ver cuáles son los riesgos dentro de la industria y hacer nuevas recomendaciones si se detectan sectores de alerta. En sí, añadió, los reguladores tienen que estar seguros de estar haciendo bien su trabajo y si los casinos ven este enfoque de vigilancia como algo nuevo, tendrán que adaptarse.
Si bien los casinos en Argentina son empresas no financieras a diferencia de los EE.UU., los peligros de bandas dedicadas al lavado estarán siempre presentes. Por ello, explicó, que en toda región donde haya un casino, sin distinción de cómo éstos fuesen clasificados, siempre existen dos riesgos principales: el riesgo del negocio y del cliente, con mayor prevalencia en los casinos grandes y menor incidencia en los pequeños. Para Amerine, una de las cuestiones que hay que tener en cuenta en el caso de los clientes es el tipo y límite de las apuestas de juego. “Un casino de alto límite se puede convertir en un caso de alto riesgo. Por lo tanto, debemos entender que cuanto más grande es el casino, mayor es el riesgo, lo que determina que sean mayores los controles, mayor la vigilancia y, por añadidura, mayor el entrenamiento para el personal competente”, explicó.
La vigilancia de los jugadores, sobre todo cuando llagan a los casinos mediantes los tours, tiene que centrarse en la procedencia de los apostadores. Amerine recordó que en Nevada se descubrió que existía una organización delictiva que se dedicaba a traer jugadores de diferentes países, cuyo dinero era proporcionado por el organizador y era de origen espurio. El Departamento de Tesoro de EE.UU. ha puesto el ojo en contingentes de jugadores provenientes de China, Macao y Hong Kong, porque consideran a esas zonas como altamente peligrosas debido a los informes de riesgo.
Hace unos años en Vancouver, Columbia Británica, una organización de origen chino y que lavaba dinero del narcotráfico, pudo lavar a través de los casinos canadienses cerca de 100 millones de dólares. Esta estafa fue posible porque los jugadores utilizaban efectivo de baja denominación que venía de la venta de drogas en Macao y, mientras los jugadores lavaban a sus anchas, las autoridades regulatorias canadienses no hicieron absolutamente nada. Amerine hizo referencia a esta historia porque la economía argentina se basa principalmente en el efectivo y esto siempre implica un alto riesgo.
Para él, es importante que la vigilancia sobre los cambios de patrones de apuestas de los jugadores sea constante, porque suelen ser un indicador de que algo raro está pasando. Para llegar a esto, los casinos tienen que tener un conocimiento cabal de los jugadores que asisten a sus salones y sistemas de vigilancia basados, no sólo en cámaras, sino en personal altamente instruido en estas cuestiones.

Amerine también señaló que se deben investigar a fondo los antecedentes de las sociedades que quieran abrir un casino en el territorio, porque en la conformación de una empresa de juego las cuestiones suelen ser muy intrincadas, y por lo tanto, los procesos investigativos son muy caros y siempre las paga el investigado. Tanto inversores como dueños tienen que ser auditados para conocer cuáles son los orígenes de los fondos que manejan y esto suele llevar hasta un año y medio de trabajo.
En Argentina existen pocas normas al respecto y con una declaración jurada y un certificado de antecedentes suele alcanzar y si hay anomalías en algunos de estos requisitos, la concesión se puede dar de baja. El problema es que muchos de los socios son fondos de inversión, los cuales están detrás de cortinas jurídicas, como capas de cebolla legales y a veces inalcanzables. Amerine insiste es que, cueste lo que cueste, hay que conocer quiénes son las personas detrás de estos fondos y que deben ser los solicitantes los que tienen que probar que el dinero invertido es lícito.
Mientras los reguladores de Argentina están convencidos de que será mucho más sencillo cumplir las nuevas normas que las antiguas y confían que el asesoramiento de los expertos norteamericanos será fructífero, en los corrillos de algunos oficiales de cumplimiento se escuchaban dudas. Mientras los agentes norteamericanos tienen poder de policía y una enorme estructura para la vigilancia y la capacitación, en muchas jurisdicciones argentinas los fondos y las voluntades no siempre abundan. Además, hay que tener en cuenta que el oficial de cumplimiento de los casinos privados suele ser un ejecutivo, cuyos intereses podrían llegar a confundirse, porque, parafraseando los dichos del experto norteamericano, por lo general los casinos suelen hacer las cosas bien, hasta que dejan de hacerlas.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner